Comodoro quiere empezar a recuperar en materia de obras ese tiempo perdido

La nueva Ley Provincial de Hidrocarburos estableció una renta adicional de afectación específica para obra pública en Comodoro Rivadavia que determina que este año la ciudad disponga en la materia de 711 millones de pesos. Se trata una suma equivalente a todo lo que la gestión Di Pierro pudo invertir en infraestructura en los tres años previos. Funcionarios municipales consideran que se requieren al menos otros cuatro años de inversión al mismo ritmo para que Comodoro Rivadavia recupere el tiempo perdido.

 Proveniente del ámbito privado, el actual secretario municipal de Obras Públicas, Abel Boyero, debutó en la función pública de la mano del intendente Néstor Di Pierro, en un equipo de trabajo al que se sumó seis meses antes de la asunción para diagramar en su área una tarea de base que estableciera cuál era el déficit en infraestructura que tenía Comodoro Rivadavia, y qué obras eran necesarias para devolverle un estándar medio a partir del que pudiera empezar a superarse.

Ese déficit se estableció en 4.500 millones de pesos y sobre esa base se determinaron qué proyectos requerirían financiamientos nacionales o provinciales, como el ansiado Camino de Circunvalación -que insumiría varios presupuestos municipales- o el plan de saneamiento que incluye los colectores y emisarios. A partir de allí, la gestión estableció un plan de obra pública de ejecución propia basado en tres vectores: lotes con servicios, infraestructura vial y espacios públicos.

Con esos tres ejes vertebrando la acción, Boyero señala que los dos primeros años fueron los de la pelea para conseguir los fondos, los de los trazados de proyectos y de democratización de la obra pública dando más participación a más empresas, para poder ingresar a ese período de cosecha que se abrió en 2014, cuando los fondos petroleros comenzaron a repercutir con fuerza en el tesoro municipal y que tendrán a 2015 como punto culmine con más de $711 millones para invertir.

La cifra toma elocuencia si se tiene que en los ejercicios 2012 y 2013, la cartera contó con partidas promedio de $100 millones, un número que escaló a $500 millones en 2014 y que reúne en este último ejercicio la suma de todas sus partes, en todos los sentidos. Sobre las inversiones, Boyero enfatiza en que es necesario otro período igual para poder transferir todo lo hecho, de modo que la próxima gestión no pierda un año de sus cuatro de mandato en hacer el reconocimiento del terreno, análisis y proyecciones, dado que las obras realizadas en esta administración obedecen a un trabajo de ordenamiento que tendió las directrices del hacia donde seguir invirtiendo para recuperar ese tiempo perdido.

Cuando asumió el equipo de Di Pierro en diciembre de 2011, y con un presupuesto de $100 millones, la ciudad tenía 4.500 lotes usurpados según las cifras que indica Boyero. De allí que se haya creado una “mega” secretaría que contenga al área de tierras y servicios a la comunidad para poder trazar los ejes marco, erradicando un gran número de ellos y regularizando en algunos casos para poder avanzar con la tarea de mensuras, base fundamental para el acceso a las redes de gas por ejemplo.

El levantamiento de ocupaciones ilegales –una tarea cotidiana aun hoy– tuvo como contrapartida la necesidad de aumentar la producción de lotes con servicios para desalentar las usurpaciones sobre la base de que “por derecha” si es posible el acceso a la tierra. Boyero destacó no obstante que esa generación de espacios urbanizables no es tarea fácil en Comodoro: la ciudad tiene uno de los ejidos más grandes del país con sus cerca de 550 km2, aunque perforado literalmente como un queso gruyere con resabios de la actividad petrolera que tornan inhabitables varios sectores, mientras que además hay que evaluar al factibilidad de llegada de los servicios, antes de urbanizar.

Los avances se dieron entonces -basados en esa factibilidad de servicios- en nuevas ofertas de urbanizaciones en la fracción 14 y 15 y en las etapas 1 a 5 de Las Orquídeas, a las que este año se sumará el ex Pañol de YPF, la operadora de bandera con quien se trabajó fuertemente en el canje de tierras, además de las obras específicas que le empresa ejecutará por convenio.

“Con un ejido tan grande, hay que asistir y llegar, por eso cuando hablamos de la pavimentación, la cantidad e cuadras tiene que ver mucho con esto, para llegar de un lugar a otro hay una cantidad de kilómetros de pavimentación que complican y agrandan la cantidad de kilómetros a asistir”, planteó Boyero para avanzar sobre los restantes hilos conductores de la inversión en obras públicas, dado por la trama vial y los espacios públicos.

PARA VIVIR LA CIUDAD

Boyero sostiene que los espacios públicos son prioridad como base igualadora en la ciudad, al tratarse de sitios a los que acceden y disfrutan todos los vecinos. De allí que imprimir obra para recuperarlos no solo fue prioridad a nivel presupuestario municipal, sino también entre los requisitos que se imponen a los privados.

A modo de ejemplo, el secretario planteó que en el convenio con YPF para reactivar la explotación dentro del ejido, se lograron fondos extraordinarios para obras en los lugares de desarrollo de la actividad: en los barrios Malvinas y Bella Vista se podrá avanzar en obras vinculadas a las redes de gas, mientras que en Restinga Alí ya está en ejecución una bici senda y la plaza, y el mes próximo se licitará el paseo costero.

Pero además, dado que el proyecto petrolero que la empresa lleva adelante en Bella Vista requería la construcción del cercado perimetral, la comuna solicitó que se aprovechara la ejecución para hacer un circuito aeróbico en el sector, con lo que les acercaron los requerimientos técnicos para que le proyecto obedezca a la estética que se aplica en toda la ciudad, dotando de una infraestructura adicional al barrio.

Boyero precisó que actualmente se realizan obras en más de 15 plazas para ponerlas “a nuevo”, también se interviene bulevares, avanza el paseo costero que en pocos días abrirá también su frente de obra en el Stella Maris a partir de la pavimentación de la calle Saturnino López, la recientemente inaugurada obra del circuito aeróbico del Liceo, el paseo del museo del petróleo que se licita en marzo, y el parque de la ciudad junto a la puesta en valor del Chalet Huergo, además de un edificio emblema como el Centro de información pública que se concreta hoy, y otros de carácter más emotivo, como el Cenotafio.

MAS DE 1.000 CUADRAS DE INFRAESTRUCTURA VIAL

La infraestructura vial era el tercer eje vertebrador del programa de obra pública en un ejido que tiene más de la mitad de sus arterias sin pavimentar. Si bien el plan vector es el de las 1.000 cuadras que pudo comenzar a licitarse en 2014 con la primera gran inyección de fondos petroleros, Boyero dice que la gestión culminará con una cifra mucho mayor si se tienen las ejecuciones en cordones cuneta, bacheo y repavimentación. Por otra parte, se avanzó con un convenio con vialidad nacional para que contemple la traza de la ruta 3 como trama urbana -su intersección entre las rutas 26 y 39 es la mas transitada del país- con lo que se accedió a una inversión de 20 millones de pesos pos año para su mejoramiento y repavimentación, ejecución esta ultima que suma ya más de 180 cuadras en el ejido si se toma también el casco céntrico.

“Esta gestión va a superar las 1.000 cuadras, tenemos un programa marco de mil cuadras pero además tenemos otros programas complementarios que hemos venido ejecutando, que tienen que ver con zonas de acceso difícil como las altas de barios Pietrobelli, San Martín, Las Flores, La Floresta, Abásolo y Newbery, donde por su topografía es bastante difícil intervenir, en muchos casos la misma calzada tiene las dos manos a diferentes alturas con muros de contención”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico