Comodoro y la ausencia de estructura deportiva

El comodorense y todo aquel que visita Comodoro Rivadavia descubre con asombro la ausencia de una infraestructura deportiva acorde a las necesidades de una ciudad importante y clave en la región.
Pasan los años y los escenarios deportivos no están a la altura de nuestros deportistas y clubes que nos representan de gran manera a nivel nacional e incluso fuera del país.
Por ejemplo, el atletismo es una disciplina en constante crecimiento que, en la actualidad, aporta grandes referentes con aspiraciones mundialistas o inclusive de Juegos Olímpicos. En Comodoro y Rada Tilly surgen atletas de elite permanentemente tanto en juveniles, mayores como en master; sin embargo, increíblemente, hace años no existe una pista de atletismo en la ciudad. La eterna promesa de que se concluirá la construcción de la ubicada en zona norte es sólo eso, una promesa. La  pista emplazada en el estadio municipal no cumple con las expectativas por su estado deficiente y antiguo. Imposible concretar torneos de nivel si a eso le sumamos la edificación de la tribuna de cemento que da al Santa Lucía Golf Club y que dejó al trazado dividido en dos partes.
Pese a tantas adversidades sigue existiendo lo más importante: la materia prima. Nuestros representantes en el atletismo en el plano argentino son cada vez más y es  mérito exclusivo de ellos ya que con esfuerzo y pasión un atleta en la Patagonia  acepta el desafío de enfrentar al viento y las bajas temperaturas.

ESTADIO MUNICIPAL
Mencionábamos anteriormente el precario estado de nuestro estadio municipal de fútbol. Comodoro tiene 23 clubes entre primera A y B, más todos los que participan en la ligas de los barrios y veteranos lo que da como resultado miles de futbolistas que reclaman por un estadio moderno y acorde a estos tiempos.
Si un equipo como la CAI, Jorge Newbery o Huracán, que intervienen en certámenes nacionales, alcanzaran hipotéticamente una plaza en primera división seguramente cualquiera de esas instituciones debería actuar como local en otra ciudad patagónica.
Contamos con un estadio que no cubre las necesidades imprescindibles como  vestuarios amplios y modernos (más allá de obras aisladas, son los mismos de hace décadas) y la capacidad de espectadores mínima exigida, entre otras falencias.
Con este panorama no pretendamos que el día de mañana los equipos grandes argentinos o la Selección Nacional visiten el reducto de kilómetro tres. Estamos muy lejos de eso con tantos escenarios diseminados por el país  que cumplen con todas las normas necesarias.
Al comodorense poco le interesa si el dinero para las construcciones o remodelaciones debe aportarlo el gobierno nacional, provincial o municipal, sólo quiere que las obras se concreten.
La natación es uno de los deportes que más satisfacciones le brindó a Comodoro en los últimos años transformándose en una potencia en el plano regional pero no podemos olvidarnos de que no tenemos un natatorio municipal adaptado a estos tiempos.
Los nadadores le prenden velas a la pileta del Club Huergo cada día, pero esta también alberga al resto de la comunidad en el mismo horario que los que compiten en los campeonatos provinciales y argentinos.
La novedad de que se reactivará la construcción del Estadio Centenario es alentadora ya que carecemos de eventos deportivos internacionales por la no disponibilidad de un recinto cerrado de grandes dimensiones. Esta es una edificación que el comodorense debería estar disfrutando hace meses pero que los conflictos entre funcionarios han postergado su finalización.

DESARROLLOS
El deporte local también reclama por un gran albergue municipal como para recibir a los competidores en cada torneo organizado. Faltan obras esenciales pero sobran kartódromos cuando otras poblaciones ni siquiera poseen uno.
Muchos clubes (varios sin su propia cancha) y pocos estadios en condiciones aceptables. Innumerables deportistas y disciplinas pero hay que recurrir a los gimnasios de las escuelas.
Es sorprendente pero gratificante que los grandes deportistas que nacen en el sur chubutense consigan desarrollarse más allá de las añejas y deterioradas condiciones de varios de nuestros gimnasios, estadios, canchas o pistas. Diversos dirigentes del deporte con su incansable lucha consiguieron con esfuerzo propio hacer realidad los escenarios  que las actividades de sus instituciones necesitaban.
Ejemplos sobran de aquellos que supieron destacarse y superar las dificultades que su misma ciudad les impone y son muchas más las carencias que nos faltarán mencionar. Seguramente, más allá de las limitaciones de este Comodoro con sus miles de habitantes y relevancia en la zona, los grandes referentes de las diferentes disciplinas continuarán surgiendo pese a  nuestra escasa infraestructura deportiva.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico