Con botines y calzoncillos tentaban a las víctimas de las inferiores de Independiente

La fiscal María Soledad Garibaldi, que tiene a cargo la causa que investiga una presunta red de prostitución de menores en las inferiores de Independiente, ya entrevistó a cinco de 53 jóvenes que viven en la pensión. Botines y calzoncillos eran algunos de los ofrecimientos que recibían a cambio de sexo. Por su parte la defensora del Pueblo de Avellaneda, María Laura Garibaldi, cuestionó a quienes dicen que estos hechos suceden desde hace tiempo y se preguntó: ¿por qué no denunciaron antes?

La fiscal que investiga a una red de prostitución de menores en las divisiones formativas de Independiente dijo ayer por la mañana que a los chicos “los tentaban hasta con un par de botines o con canzoncillos tipo boxer” y confirmó que en el transcurso de esta semana tomará declaración a todos los juveniles que juegan en el club.

“Los chicos me llegaron a decir que les ofrecían hacerlo por un par de botines o por calzoncillos boxer”, aseguró María Soledad Garibaldi, titular de la Fiscalía 4 de Avellaneda, quien hasta el momento entrevistó a cinco de los 53 chicos de entre 13 y 19 años que viven en la pensión de la institución.

La funcionaria explicó que la organización apuntaba a chicos “que no tienen mucha contención y con necesidades económicas importantes, que en su mayoría vienen del interior” del país.

“De los cinco chicos con los que hablé, tres nos aportaron información de que esto sucedía. Uno de ellos me dijo que no le llegó a pasar, pero que lo contactaron; los chicos ya sabían que esto pasaba”, aseguró la funcionaria judicial durante una entrevista con radio La Red.

Garibaldi también deslizó que “hay muchos más casos, no solo acá, en Independiente”. “Creo que esto se puede haber replicado a otros clubes y que estos mismos personajes investigados, que por ahora son seis, pueden haber operado en otros clubes de Primera División y en el fútbol amateur”, enfatizó.

Respecto al joven de 19 años que se presume actuó como facilitador de los abusos, también jugador del club, la fiscal reveló que “desde el primer momento pensé que no solo era imputado sino que era víctima”.

Garibaldi explicó que el joven “colaboró mucho” y que “es una víctima más”, ya que “antes de los 18 lo captaron de la misma manera” que en los casos que hoy se conocen.

“Hay que reconocer la fortaleza que tuvo para decir todo esto”, concluyó la funcionaria judicial.

La Justicia investiga si el joven captaba a menores de edad que vivían en la pensión de Independiente para que a cambio de dinero se prostituyeran, y los entregaba a una red que los ofrecía a adultos en distintos departamentos del área metropolitana.

Hasta ahora la fiscal investiga a seis personas, entre ellas el juez de línea Martín Bustos, quien fue detenido el sábado, y al relacionista público Leonardo Cohen Arazi.

También el sábado fue detenido por encubrimiento el abogado de Bustos, Carlos Tomás Beldi, acusado de destruir a golpes de martillo el celular de su cliente para borrar evidencias.

El abuso y la prostitución de menores de las divisiones menores de Independiente comenzó a ser investigado por una denuncia realizada el martes de la semana pasada por el propio club, cuando uno de los chicos contó lo que había sucedido.

POR QUE NO DENUNCIARON ANTES

Por otro lado, la defensora del Pueblo de Avellaneda, María Laura Garibaldi, advirtió ayer que quienes dicen que “hace mucho tiempo” que ocurren hechos “aberrantes”, como el abuso sexual sufrido por juveniles del club Independiente, “tendrían que explicar por qué no denunciaron antes”. Garibaldi dijo a Télam que los defensores del Pueblo deberían ver qué es lo que se está haciendo en “todos los actores de la sociedad” para prevenir el abuso de menores de edad. “Es un tema para analizar que nos compete y nos ocupa” dijo en referencia a la Asociación de Defensores del Pueblo (Adpra), de la que es representante. En relación con lo ocurrido con jugadores de las divisiones infantiles de Independiente remarcó que los defensores “están dispuestos a sentarse en una mesa con todos los actores” de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) “para abordar esta problemática y ver cuál es la mejor manera de proteger a los chicos”.

“Lo primero que hice cuando me enteré es pedir permiso a la institución para entrar a la pensión y ver qué condiciones estaban los niños y adolescentes”, apuntó Garibaldi.

“Las instalaciones estaban en perfectas condiciones, los chicos contaron cómo se mueven habitualmente, cuál es el régimen de hábitos que tienen dentro de la institución, cómo se manejan los horarios, el tema de la educación y sobre el equipo ínter disciplinario que trabaja a diario con ellos”, agregó.

La defensora del Pueblo de Avellaneda cuestionó además al periodismo y dijo que debería ser más prudente ya que quienes “tratan con liviandad” estos casos “están diciendo barbaridades” que acentúan el daño que sufren las víctimas de abuso sexual.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico