Condenados por el crimen del pescador Fozziano buscan aliviar sus penas

El crimen de Gustavo Fozziano ocurrió el domingo 22 de abril de 2018 y ayer tuvo lugar la audiencia de impugnación de sentencia ante los jueces de la Cámara Penal local. El defensor de Nicolás Núñez solicitó la absolución de éste, al igual que la defensora de Claudio Fabián Hernández, quien a la vez subsidiariamente requirió un cambio en la calificación legal de "partícipe necesario de homicidio agravado" a "amenazas". El fiscal solicitó que se rechacen las impugnaciones y se confirme en todos sus términos la sentencia condenatoria de primera instancia para ambos imputados.

El tribunal de impugnación estuvo compuesto por los jueces de Cámara Guillermo Müller, Martín Montenovo y Daniel Pintos; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Adrián Cabral, en tanto que la defensa de Núñez fue ejercida por Franco Mellado y la de Hernández por Viviana Barillari.

El defensor de Núñez planteó la impugnación de la sentencia de primer grado que lo condenó a 14 años de prisión como autor del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

Sostuvo el defensor que el tribunal de primera instancia evaluó la prueba producida en el debate en forma parcial sin tener en cuenta la totalidad de la evidencia rendida.

“No valoró la falta de antecedentes de mi asistido”, resaltó, añadiendo más adelante que “no hubo premeditación por cómo se fueron dando los hechos”, argumentando que se trata de una “legítima defensa, ante el ataque con un hacha y una posible pela previa” entre la víctima y Núñez. Por todo lo cual planteó “la absolución” de Núñez.

¿SOLO “AMENAZAS”?

Asimismo la defensora de Hernández se refirió a que éste fue condenado en primera instancia como partícipe necesario del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego a la pena de 12 años de prisión, solicitando se anule dicha resolución y se lo desvincule del hecho, así como que subsidiariamente se modifique la calificación legal en su contra a “amenazas”.

Sostuvo la defensora pública que no hubo “convergencia intencional ni unidad de acción en lo que concreta su hermano (Núñez)”, asegurando que desconocía que el criminal llevara un arma.

“Todos los testigos dicen que Núñez era la persona que tenía el arma de fuego y que efectuó disparos con ella”, acotó Barillari, concluyendo que no hubo una participación necesaria de Hernández en el hecho ya que no se pudo establecer cuál fue el auxilio que prestó.

Para la defensora, “no quedó claro cuál fue su aporte eficiente al homicidio”.

Finalmente, evocó el principio de humanidad de la pena, la resocialización y la mínima trascendencia de la pena a terceras personas, por los hijos de su defendido.

En contraposición, el fiscal adujo que lo planteado por el defensor de Núñez es una discrepancia con lo que el tribunal de primera instancia resolvió, sosteniendo que hubo una valoración arbitraria de la prueba y legítima defensa o exceso en la legítima defensa.

“No hay prueba de la utilización por parte de Fozziano de un hacha. Núñez efectuó un disparo de arma de fuego en contra de Fozziano a corta distancia”, recordó, por lo cual solicitó que “se rechace la impugnación de la defensa” de Núñez y “se confirme en todos sus términos la sentencia condenatoria” en su contra.

Respecto de Hernández el fiscal aseguró que los jueces de primera instancia realizaron una exhaustiva valoración de la prueba para establecer su conducta en el crimen y que establecieron su participación y contribución en acompañar al autor del hecho y de sacarlo del lugar luego de cometido el mismo, para lograr su impunidad.

“¿A qué fueron aquella madrugada del hecho Núñez y Hernández, llevando el primero un arma de fuego? Debieron representarse lo que podía ocurrir”, sostuvo Cabral, solicitando también que se rechace la absolución de Hernández ya que ha quedado probada su participación necesaria y su conducta esencial en el hecho y se confirme en todos sus términos la sentencia en su contra.

El tribunal de Cámara hará pública su decisión el próximo miércoles a las 12.

EL MEDIADOR ASESINADO

El hecho ventilado en debate ocurrió el domingo 22 de abril de 2018, cuando siendo aproximadamente las 5.50 dos testigos se hallaban durmiendo en el refugio denominado La Horqueta, que se ubicada pasando el sector de “Rocas Coloradas”, unos 25 kilómetros al norte del barrio Caleta Córdova.

Allí arribó Fabián Hernández, quien conducía una camioneta tipo jeep, color blanco, marca Mitsubishi, junto a Nicolás Núñez, quien llevaba consigo un arma de fuego.

Tres personas ingresaron en forma sorpresiva al refugio de pescadores y comenzaron a golpear a uno de los presentes, previo pedirle Hernández a uno de ellos que se retirara del lugar, quedándose Núñez en la puerta del refugio.

Seguidamente Gustavo Fozziano, quien se hallaba durmiendo en su camioneta Suzuki Vitara, color negro, tipo Jeep, con su sobrino junto al refugio, al escuchar los gritos descendió del rodado y se dirigió hacia la entrada del mismo a los fines de interiorizarse de lo que ocurría.

Al verlo, Núñez sin mediar palabra alguna comenzó a efectuarle golpes de puño sobre el lateral izquierdo del rostro y con claras intenciones de darle muerte le provocó dos heridas punzo–cortantes en la región lateral derecha del cuello, afectándole la yugular y la carótida, quedando Fozziano aún de pie, momento en el cual logró alejarse pocos metros, circunstancia en la cual Núñez le efectuó un disparo de arma de fuego con orificio de entrada en cara antero lateral izquierda del cuello, provocándole con ello un shock hemorrágico irreversible por una herida de arma de fuego en el cuello y dos heridas de arma blanca, lo que le ocasionó su muerte de forma inmediata.

Una vez cometido el crimen, Núñez se subió a la camioneta, conducida por Hernández, quien con el fin de procurar su huida lo sacó del lugar junto a otras tres personas y con el arma de fuego que hasta el momento no ha sido hallada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico