Condenaron por el intento de homicidio de su pareja a un coreano que dice no entender español

Un pastor y acupunturista coreano que asegura no entender español fue declarado culpable en un juicio oral de la tentativa de femicidio de su expareja, a quien atacó a golpes y quiso ahorcar en febrero de 2018 en la ciudad chubutense de Puerto Madryn, informaron ayer fuentes judiciales.

Se trata de Hwang Doo Jin (63), quien durante el juicio estuvo asistido por un traductor del consulado de su país y podría recibir una pena de entre 10 y 15 años.

Según las fuentes, el tribunal penal de Puerto Madryn integrado por los jueces Marcelo Orlando, Patricia Reyes y Gustavo Castro resolvió en un fallo unánime declarar al coreano culpable del delito de “tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género”.

Así lo habían solicitado en sus respectivos alegatos la fiscal María Alejandra Hernández y los querellantes Rafael Saliva y Fabián Gabalachis. Mientras, Jin contó con la defensa del abogado Custodio Gómez, de la defensa pública.

Las fuentes señalaron que tras conocerse el veredicto hay una plazo de cinco días hábiles para que se fije una nueva audiencia para que las partes pidan la pena que le corresponde al ahora condenado.

El hecho ventilado en el debate ocurrió el 17 de febrero de 2018, en el barrio Solana de Puerto Madryn, donde Jin trabajaba como acupunturista y ejercía como pastor de Jesús Gospel Misioneros.

LA SALVO UN VECINO

De acuerdo con la investigación, el hombre, vestido con ropa oscura y guantes de cuero negro se presentó en el domicilio de su expareja y la empujó hacia el interior haciéndola caer en el piso.

Luego comenzó a pegarle y a golpearle la cabeza reiteradas veces contra el suelo, tras lo cual la arrastró de los pelos hacia la cocina y el baño mientras intentaba ahorcarla con sus manos.

Ante los gritos de auxilio de la mujer, y al estar la puerta abierta, un vecino observó a la víctima ensangrentada que intentaba huir de la vivienda mientras el agresor la sostenía de un tobillo. Finalmente, este vecino ayudó a la mujer, llamó a la Policía y Jin quedó detenido.

“Desde que quedó detenido dice que no entiende español”, sostuvo durante el debate la fiscal Hernández, razón por la cual, el acusado estuvo acompañado por un traductor y el propio cónsul coreano.

El caso de Jin se hizo conocido públicamente cuando bajó 14 kilos de peso porque no le gustaba la comida que le daban en la comisaría en la que estaba alojado, por lo que le dieron una dieta especial.

Además, antes de llegar al juicio, el coreano contó con la defensa particular de Oscar Romero, un abogado penalista de Chubut que actualmente está detenido por intento de homicidio en Trelew.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico