Conductores ebrios provocaron dos accidentes de tránsito: seis heridos

En las primeras horas de la mañana de ayer se registraron dos accidentes de tránsito protagonizados por jóvenes que se encontraban en estado de ebriedad y terminaron su marcha contra distintas propiedades. Como resultado, seis personas resultaron con heridas de diversa consideración.

 Caleta Olivia (agencia)

El primero de ellos ocurrió en el barrio Gran Jardín, en la esquina de las calles Quilimbay y Las Rosas, cuando Elías Rodríguez Brites, de 19 años, que conducía una camioneta Volkswagen Saveiro, dominio SHP 441, tras realizar una mala maniobra terminó su marcha contra un Ford Fiesta que estaba estacionado en el patio de acceso a una vivienda.

Rodríguez Brites transitaba a elevada velocidad y, por causas que son materia de investigación, perdió el control del rodado y tras derribar un cerco perimetral de alambre tejido, chocó el Ford Fiesta de color blanco que estaba estacionado junto a la puerta de acceso a la casa, dañando su lateral izquierdo.

Inmediatamente los propietarios se comunicaron con la guardia de la Seccional Segunda de Policía, desde donde se envió una comisión de efectivos, como así también agentes de tránsito, quienes le realizaron el test de alcoholemia al conductor, el cual arrojó como resultado 1,29.

En consecuencia, la camioneta fue secuestrada y el ocupante que sufrió heridas leves fue trasladado a esa comisaría donde tras fijar domicilio recuperó su libertad.

INTENTARON

FUGARSE A PIE

Minutos más tarde, a las 7:20, se produjo otro accidente: un Chevrolet Astra, dominio HUW 322, con cinco ocupantes en su interior impactó contra el canasto de basura de un domicilio y una vereda, quedando a pocos metros de la vivienda ubicada en las calles Deocarets y Panamá del barrio Mirador.

Por el fuerte impacto se activaron los airbags delanteros del rodado, aunque todos los ocupantes sufrieron heridas de diversa consideración.

En el lugar se hizo presente personal de la Dirección de Tránsito y de la Seccional Cuarta de Policía, quienes detectaron que el conductor del rodado identificado como Maximiliano Darío Llaima, de 23 años, se encontraba en estado de ebriedad, como así también sus acompañantes.

Incluso varios de ellos habrían intentado darse a la fuga a pie, pero fueron demorados por los efectivos que posteriormente los trasladaron a la comisaría, donde tras varias horas recuperaron su libertad.

Según se pudo saber, previamente el conductor del rodado había efectuado maniobras peligrosas, cruzando con la luz roja al menos cinco semáforos de la zona céntrica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico