Confirman la prisión de un sospechoso de robo y le otorgan la libertad a su compañero de causa

El juez Daniel Pérez dispuso que Lionel Andrade seguirá en prisión ya que registra una condena y en caso de ser hallado culpable recibirá una pena de cumplimiento efectivo.

A José Baiz le otorgó la libertad por su falta de antecedentes, pero continúa imputado en la causa. Se les imputa haber ingresado a robar a una vivienda en horario nocturno y de haber disparado contra la víctima cuando los persiguió.

El juez penal de Sarmiento, Daniel Pérez, presidió ayer la audiencia de revisión de la prisión preventiva que venían cumpliendo Lionel Sebastián Andrade (27) y José Daniel Baiz (32), imputados como presuntos autores del delito de robo agravado. Ambos estaban privados de su libertad desde el 7 de mayo, cuando fueron detenidos por la policía, como sospechosos de haber ingresado a una casa ubicada sobre la avenida Ingeniero Coronel y calle Sarmiento. Se les imputa haber robado en esa vivienda un televisor y un teléfono celular.

Luego de analizar los pedidos de los representantes de la Fiscalía y de la Defensa Pública, el magistrado resolvió otorgar la libertad a Baiz y mantener la medida de prisión preventiva para Andrade.

La Fiscalía estuvo representada en la audiencia por el fiscal Herminio Gonzales Meneses. Mientras, los imputados recibieron la asistencia técnica del abogado adjunto de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzún.

Gonzales Meneses planteó la continuidad de la prisión preventiva de los procesados, hasta la realización del debate. El acusador público consideró que continúan vigentes los fundamentos vinculados a las características del delito, la calificación legal y los peligros procesales que se describieron en la primera audiencia.

En esa ocasión, el juez Alejandro Rosales, había resuelto dictar la prisión preventiva de los imputados.

Con respecto a las pericias que quedaban para concluir con la investigación, Gonzales Meneses informó que los resultados de las mismas ya fueron incorporados en la pieza de acusación pública.

A su turno, Oyarzun se opuso a la petición del Ministerio Público Fiscal y requirió la libertad de sus asistidos. El abogado defensor sostuvo que la Fiscalía no tiene ninguna evidencia para calificar a este delito como consumado.

Para Oyarzun el único motivo de la Fiscalía es el faltante de un teléfono celular que funcionaba como radio. En este sentido, manifestó que la parte investigadora no realizó ninguna diligencia para tratar de recuperar ese elemento.

Asimismo pidió que la calificación legal sea en grado de tentativa y por ultimo propuso la imposición de medidas menos gravosas para los sospechosos, como la fijación de domicilio y la presentación regular ante algún organismo de control.

Luego de analizar los pedidos de las partes, el magistrado señaló que los imputados tienen situaciones procesales diferentes.

Pérez explicó que en el caso de Andrade, por contar con una condena anterior de ejecución condicional, en caso de ser hallado culpable recibiría una pena de cumplimiento efectivo. En tanto, Baiz, al no registrar antecedentes podría ser condenado a una pena de prisión en suspenso.

En consecuencia, dispuso otorgar la libertad a Baiz y mantener la prisión preventiva para Andrade.

EL CASO

El delito que se les imputa a Andrade y Baiz ocurrió el domingo 6 de mayo a las 1: 55, en un domicilio ubicado entre las calles Sarmiento y Avenida Ingeniero Coronel.

Según consta en la denuncia, en ese momento, el habitante de la vivienda se encontraba durmiendo y se despertó al escuchar un ruido en el living. Advirtió la presencia de dos personas, quienes para poder ingresar habían sacado un bulón de la reja de metal que cubre la puerta.

Asimismo, denunció que los hombres le habían sustraído un televisor de 40 pulgadas y un teléfono celular que utilizaba como radio.

Al salir de la vivienda, la víctima observó a los dos hombres cuando caminaban en dirección a la calle Ameghino. La víctima relató que decidió seguirlos y al acercarse a pocos metros, reconoció la voz de Lionel “Pumo” Andrade, cuando le dijo a José Baiz: “tirale, tirale”.

En este contexto, agregó que Baiz llevaba un arma de fuego en su mano. Luego escuchó la detonación de un disparo y decidió correr hasta la guardia de la comisaría, para denunciar la situación.

En forma inmediata, efectivos policiales que llegaron a ese sector observaron cuando los sospechosos corrían por la calle Ameghino llevando un televisor, al que luego dejaron tirado en inmediaciones de un pub bailable.

Andrade fue detenido por un cabo de policía, sobre la calle Sarmiento entre Ameghino y 28 de julio. Y a José Baiz lo aprehendieron en la calle 28 de Julio.

En ese sentido, la policía informó que Baiz portaba un arma de fuego tipo revólver, calibre 32 largo. En el tambor del arma, hallaron cuatro municiones con punta de plomo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico