Confirmaron que Lola murió asfixiada

La madrina de Lola Chomnalez, su marido y su hijo de 14 años fueron liberados esta madrugada por falta de pruebas por lo que ya no quedan detenidos en el marco de la causa por el homicidio de la adolescente argentina, mientras que los forenses aseguraron que la chica murió asfixiada por la arena.

El vocero de la Suprema Corte de Justicia de Uruguay, Raúl Oxandabarat, confirmó a Télam que Claudia Fernández, Hernán Tuzinkevich y el hijo de ambos, de 14 años, fueron liberados pero continúan "emplazados" (imputados), a disposición de la jueza letrada de 1er turno, Marcela López.

De esta manera, el funcionario judicial aseguró que no sólo la madrina de Lola y el marido de ésta están siendo investigados como sospechosos del asesinato, sino también el hijo de ambos.

Según Oxandabarat, los menores de entre 13 y 18 años "son imputables y pasibles a ser sujetos a derecho, en el fuero Penal Juvenil, el cual tiene una instrucción similar a la de los mayores".

Además, el funcionario judicial explicó que los tres sospechosos ya declararon ante la jueza y "ofrecieron declaraciones inconsistentes y repletas de contradicciones", pero que esas contradicciones "no fueron suficientes, a entender de la jueza, como para dejarlos detenidos", por lo que fueron liberados cerca de las 3.30 de esta madrugada.

“No hay ningún indicio de ningún tipo que los incrimine. La fiscal decretó que no va a pedir por el momento ningún tipo de requisitoria con ellos”, aseguró esta madrugada Gustavo Bordes, abogado de los miembros de la familia sospechosa.

El letrado dijo que todos ellos pueden salir del país, pero que "si es necesario que vuelvan a declarar, lo van a hacer".

Por su parte, el abogado Gastón Chávez, codefensor de la familia junto al letrado Bordes, explicó que los sospechosos "no tienen ningún tipo de responsabilidad" y que aún los investigadores "no saben cómo se cometió el crimen de Lola".

"No hay una imputación ni hacia Claudia ni hacia su pareja. No hay prueba alguna para incriminarlos más allá de que continúan las indagatorias. Tengo 35 años de abogado y nunca vi un caso tan complejo y una cantidad de cosas tan contradictorias", dijo.

Lola fue vista por última vez el domingo pasado y su cuerpo fue hallado el martes último semienterrado en la arena, en proximidades de la localidad uruguaya de Barra de Valizas.

Si bien el cuerpo presentaba varios cortes, entre ellos alguno en el cuello, los peritos determinaron que la causa de la muerte había sido la asfixia.

Esta mañana, el vocero de la Suprema Corte de Justicia de Uruguay confirmó a Télam que los forenses que realizaron la autopsia le confirmaron a la jueza López que fueron hallados restos de arena en los pulmones de la adolescente, lo que hace suponer que Lola murió cuando aspiró la arena.

"Las lesiones cortantes que presentaba el cuerpo no fueron mortales. La presencia de arena en los pulmones hace suponer que hubo un intento por parte de la víctima de respirar mientras estaba en contacto con la arena", dijo el funcionario.

Por eso, la principal sospecha de los investigadores apunta a que la adolescente fue enterrada cuando aún estaba con vida, o bien que aspiró arena cuando quedó boca abajo antes de ser enterrada.

Además, los forenses aclararon a la jueza López que no se visualizaron en el cuerpo de Lola lesiones compatibles con un abuso sexual consumado, aunque aclararon que eso no significa que no haya existido un intento de violación.

De todas formas, la jueza ordenó la realización de estudios complementarios al cuerpo de la adolescente, los cuales se están llevando a cabo en el Instituto Técnico Forense (ITF) de la policía en la ciudad de Montevideo.

Por otra parte, la jueza aguardaba para las próximas horas el resultado de distintos peritajes tecnológicos ordenados especialmente a los teléfonos celulares tanto de la víctima como de los tres sospechosos.

La jueza quiere saber las llamadas entrantes y salientes de cada uno de los aparatos de los involucrados, como así también los mensajes de texto y Whatsapp.

Es que los investigadores aún no tienen claro la data de la muerte, y dudan sobre la última vez que fue vista con vida la adolescente, si el domingo al mediodía, como dijo Tuzinkevich al momento de la denuncia, o si fue el sábado por la noche.

Además, las pesquisas secuestraron el auto de Tuzinkevich y lo sometieron a peritajes en busca de sangre.

"Se pasó luminol por el auto para intentar establecer si había restos de sangre, porque existe la posibilidad de que el cuerpo haya sido trasladado hasta el lugar donde, luego, fuera enterrado", dijo Oxandabarat a Télam.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico