Constructores esperan conocer la "letra fina" sobre el recorte en la obra pública

Empresarios del sector manifiestan su preocupación porque este año la actividad será inferior a la de 2017. A ese panorama en materia de obra pública se suma que la construcción privada está afectada por el alza de las tasas de interés, inflación y una baja del poder adquisitivo.

Empresarios de la construcción manifestaron que esperan conocer durante la semana que se inicia “la letra fina” de la revisión de la meta de déficit fiscal anunciada por el Gobierno nacional, para poder evaluar el impacto que tendrá en el sector el recorte de $30.000 millones de inversión en la obra pública.

Así lo manifestaron en declaraciones a Télam el presidente de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, el presidente de grupo Construya, Pedro Brandi, y el vicedecano de la Facultad de Ingenieria de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y directivo del Centro Argentino de Ingenieros (CAI), Raúl Bertero.

Los directivos admitieron que en las empresas del sector hay “incertidumbre” por el alcance que tendrá el anuncio que el viernes realizó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, de reducir para este año la pauta del déficit fiscal del 3,2% del PBI al 2,7%.

En ese sentido, Weiss dijo: “la semana que viene” las autoridades de la Cámara de la Construcción pedirán “reuniones con el Gobierno para que expliquen si se refieren a obras públicas en curso, que no se van a firmar contratos o que no se van a licitar”.

“Hasta que no tengamos la letra chica es difícil saber las consecuencias”, se sinceró el directivo.

Para este año, el sector tenía prevista una proyección original de crecimiento “de entre el 6% y el 8% traccionados por la obra pública y privada, y con la expectativa de que tome más impulso con los préstamos hipotecarios orientados a la clase media”.

En ese sentido, ya se anticipaba en el sector que el aumento de las tasas dispuesto por el Banco Central para contener la apreciación del dólar podría afectar las cuotas de los créditos hipotecarios.

“Se supone que el incremento de las tasas es coyuntural, que se hizo para desinflar la corrida contra el peso, y que en el tiempo volverán a valores normales”, confió Weiss.

Respecto a si el recorte del gasto en obras afectará a las licitaciones de Participación Público Privado (PPP) de la infraestructura vial recientemente convocadas, el empresario aseguró: “no tiene nada que ver, ya que la característica de esta metodología es que el oferente debe financiar la obra, lo que sí se verá afectada con la decisión de hoy es la obra pública normal”.

En el caso de la obra vial a través de PPP “se repagará a través de los peajes y luego el Gobierno pagará en un plazo de 15 años con la constitución de un fondo fiduciario que se nutrirá con el impuesto al gasoil”, recordó Weiss.

En el mismo sentido, también se aguardará la publicación de “las condiciones de pago de cárceles, hospitales y ese tipo de obras, pero se supone que habrá un fondo fiduciario que el Gobierno se comprometió a aportar”, explicó el empresario sobre la de PPP en ese segmento.

Mientras, el presidente de grupo Construya, entidad que agrupa a la docena de empresas proveedoras de insumos para la construcción, que la actividad del sector “sigue creciendo bien” en su demanda.

“La construcción pública sigue un ritmo ligeramente inferior en los últimos meses. El año arranca un poco más tarde. La construcción pública disminuyó su ritmo pero se espera que sea impulsada por los proyectos de Participación Público Privada”, señaló Brandi.

El directivo también pronosticó que “en el 2018 la actividad será inferior a la del 2017, ya que la construcción privada está afectada por el alza de las tasas de interés, inflación, baja de poder adquisitivo. Se mantiene el crecimiento pero a tasa menor”, explicó.

En tanto, el vicedecano de la Facultad de Ingeniería de la UBA y vocal de la comisión directiva del Centro Argentino de Ingenieros (CAI), opinó que el recorte en obra pública seguramente registrará “un freno” en la actividad de la construcción.

No obstante consideró que en obra pública “habrá mucha más inversión en las concesiones que se darán a través de las iniciativas de PPP. La actividad privada creció en los últimos meses”, expresó.

Brandi opinó: “el crecimiento de las tasas de interés y del precio del dólar no es bueno para la actividad de las construcción. Son problemas financieros que arrastra el país y provocan esta situación”.

Finalmente, sobre la falta de crédito intermedio para desarrolladores, consideró que es “un problema financiero, y por temor el argentino ahorra en moneda fuerte, compra dólares pero no los deposita en los bancos. Por eso no hay financiación”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico