Continúa la búsqueda de Alan en Caleta Córdova

Si bien personal de Prefectura debió suspender la búsqueda en horas de la mañana debido al fuerte viento que había en la zona. Defensa Civil confirmó - este mediodía - que continúan la búsqueda del joven de 19 años. Colaboran 25 personas. La familia asegura que vio flotar el cuerpo del joven, pero no recibieron ayuda para sacarlo.

Fabián Henríquez, tío del joven desaparecido en las aguas de Caleta Córdoba, informó esta mañana que personal de Prefectura debió suspender la búsqueda por el clima desfavorable.

Alan y su hermano gemelo. Foto: Diario Patagónico

En este contexto, comunicó que están tratando de contactarse con el viceintendente Carlos Linares quien ayer había comprometido mandar gente y unos gomones:  “nosotros vamos a estar acá. Están todos los compañeritos de la escuela de Alan, todos los familiares, tíos y abuelos”, dijo en referencia a quienes se encuentran en estos momentos en la zona a la espera de que se retome la búsqueda.

En estos momentos hay 25 personas que colaboran para encontrar a Alan, además de personal de Defensa Civil que están a la espera de un cuatriciclo y una camioneta cuatro por cuatro, informaron a Patagónico.net. 

 Esta mañana, los familiares del adolescente desaparecido, aseguraron que vieron el cuerpo flotando 30 minutos, pero que la ayuda no llegaba, por lo que piden que retomen la búsqueda cuanto antes. 

DOS PERSONAS FUERON RESCATADAS

Una tarde de diversión terminó en angustia cuando un joven y un niño que nadaban en el mar tuvieron que ser auxiliados y uno de ellos desapareció. Ocurrió en la playa conocida como “La Cruz de Bahamonde”, ubicada a un kilómetro y medio al norte de Caleta Córdova, en dirección a Rocas Coloradas.

En ese sector un grupo de amigos fue a disfrutar de la calurosa tarde. Eran alrededor de las 17, cuando arribaron a la zona de playa donde el 12 de enero de 1992 falleció el conocido futbolista Gustavo “Bati” Bahamonde, un habilidoso lateral de Petroquímica que se ahogó. Desde entonces existe una cruz en su memoria que da nombre a la playa.

Apenas llegaron ayer al lugar, Alan Joaquín Henríquez, de 19 años y Luciano N., de 10, ingresaron al agua. Según testigos, avanzaron varios metros adentro sin percatarse de lo peligroso que se vuelve el sector cuando baja la marea. Además, allí no existe servicio de guardavidas.

La maniobra habría sido advertida por una mujer que se encontraba en la playa, quien momentos antes de que se desatara la tragedia habría avisado en forma telefónica al personal policial, informaron fuentes oficiales.

Así llegaba Luciano al Hospital. Foto: Diario Patagónico

Es que de un momento a otro Alan y Luciano comenzaron a pedir ayuda. Sin dudarlo Franco Peralta (32) que también disfrutaba de la tarde en el lugar se arrojó al mar para intentar salvarlos. Otros siguieron su ejemplo. Sin embargo, un problema de salud, puso también en peligro la vida del propio Peralta.

En minutos llegaron al sitio los móviles 530 y 670 de la policía. Los agentes al ver la peligrosa situación no dudaron y se arrojaron al agua, pudiendo rescatar a Peralta quien habría sufrido principio de hipotermia. También al niño, quien tuvo que ser asistido por una enfermera que le practicó resucitación cardiopulmonar.

De inmediato los agentes los subieron en dos móviles y los trasladaron de urgencia al Hospital Regional. Mientras tanto, otras personas trataban de salvar a Henríquez.

La familia del joven espera con angustia en las costas de Caleta. Foto: Diario Patagónico

Familiares y amigos aguardan en las costas. Foto: Diario Patagónico

TENSION Y ANGUSTIA

En el camino desde esa playa de la zona norte hasta el Hospital Regional se dispuso un operativo especial con colaboración del personal policial de las distintas jurisdicciones y el Departamento Municipal de Tránsito.

De esa forma, se abrió camino a los patrulleros. El primero arribó a las 17:47. A esa hora en la guardia del nosocomio estaba un equipo de Diario Patagónico.

Peralta era transportado en el asiento trasero del patrullero y temblaba. Se acercó un camillero y fue ingresado al centro asistencial para ser atendido.

Unos quince minutos después llegó Luciano en el móvil 670. El niño se encontraba consciente, en condiciones más favorables. Incluso bajó caminando hasta subirse a la camilla.

A esa hora era todo nerviosismo en el centro asistencial, aguardando la llegada de la ambulancia con el joven que aún no había podido salir del mar. Sin embargo, los minutos pasaron y la espera fue en vano.

Mientras tanto, en “La Cruz de Bahamonde” ya trabajaba el equipo de Guardavidas Municipal que fue el primero en llegar, según confirmaron testigos. En total cinco hombres con neopreno nadaron por el sector tratando de dar con el joven.

Luego hizo su arribo Prefectura Naval Argentina, con un gomón, cinco nadadores de rescate y el guardacostas.

La búsqueda fue incesante y al lugar también llegó personal de Bomberos Voluntarios, Defensa Civil y la Secretaría de Seguridad del municipio.

Alrededor de las 20, mientras sus padres y familiares aguardaban en la costa, los rescatistas aún buscaban al joven en la zona de la restinga y se esperaba la llegada de un grupo de buzos de Prefectura para poder nadar por el fondo del mar. Es que se presume que el joven quedó atrapado entre las algas. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico