Continuará en prisión domiciliaria mientras se define si es inimputable

Roque Sartor, quien la noche del 20 de agosto de 2014 fue detenido por la policía como sospechoso de intentar golpear a su ex pareja con un hierro, luego de encerrarla y amenazarla, ayer fue sometido a una nueva audiencia de revisión de la prisión domiciliaria que viene cumpliendo. El juez Alejandro Soñis confirmó la continuidad de la medida. Ahora se espera una nueva audiencia en la que especialistas evaluarán su salud mental para establecer si puede afrontar un juicio, o es inimputable.

 Roque Sartor deberá pasar un mes más en prisión domiciliaria. Se trata de quien fue detenido el 20 de agosto de 2014 por haber intentado golpear a su ex mujer con un hierro.

Ayer Sartor fue sometido a una nueva revisión de la medida de coerción que viene cumpliendo en la casa de un amigo suyo. El juez natural de la causa Alejandro Soñis, le confirmó la prisión domiciliaria por un mes más a pedido del funcionario de Fiscalía, Cristian Olazabal.

En ese lapso se deberá realizar una nueva audiencia para que las partes debatan sobre la salud mental del imputado. Es que según la defensa, Sartor no estaría en condiciones de ser sometido a juicio según algunos informes psicológicos previos que lo definirían como inimputable.

A raíz de ese planteo se pidió una nueva audiencia donde depondrán la médico forense y un equipo interdisciplinario de Salud Mental del Hospital Regional.

ANTECEDENTES

A principios del año pasado, Sartor fue denunciado de interceptar a su ex pareja en la plaza Scalabrini Ortíz y de haberla amenazado con un revólver calibre 38 para llevarla hasta el cerro Chenque.

La policía fue alertada a tiempo y se le incautó el arma. Por ese delito, el hombre cumplió 40 días de prisión preventiva, pero recuperó la libertad y en mayo se le dictó una prohibición de acercamiento al domicilio de su ex esposa, algo que incumplió.

Es que en la noche del 20 de agosto volvió a ser detenido por personal policial de la Seccional Primera y la Fiscalía le abrió una investigación por privación ilegítima de la libertad y amenazas agravadas por el vínculo, además de violación de domicilio.

En esa oportunidad, Sartor fue sorprendido por la policía mientras tenía reducida con precintos a su ex pareja. Además, al momento de llegar los uniformados, tenía en sus manos un trozo de hierro envuelto en celofán.

Según la denuncia, la víctima había salido con la mayor de sus hijas y la más pequeña quedó al cuidado de una vecina. Al regresar a su vivienda, la mujer encontró a Sartor en su habitación y este rápidamente la redujo, atándola de pies y manos con precintos, todo lo cual hizo frente a la niña.

La policía fue alertada por una vecina y llegó a tiempo para poder reducirlo. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico