Costa dice que el polémico libro de su esposa está primero en ventas

El senador nacional Eduardo Costa relativizó las voces de repudio que se alzaron contra su esposa, la diputada que representa a esta misma provincia ante el Parlasur, Mariana Zuvic, por el contenido de su libro "El Origen".

En esa publicación, además de hacer alusión a actividades del kirchnerismo, Mariana Zuvic se mofó de la recordada senadora Selva Judith Forstmann, al señalar que la misma falleció ahogada en un río porque trató de salvar bolsos en los que ocultaba una gran cantidad de dinero.

El legislador nacional fue abordado ayer por la prensa cuando asistió a la inauguración de un Centro de Formación Profesional en el barrio Rotary 23 de esta ciudad, acompañado por la diputada nacional Nadia Ricci.

Cuando se le preguntó si le parecía correcta la frivolidad con que se había expresado su esposa en la citada publicación respondió, sonrisa mediante, que “el libro, en sus primeras tres semanas va primero en el ranking de ventas porque parece que a la gente la gusta”.

Luego, ya con gesto adusto dijo que hay cosas más “tremendas” que sucedieron en Santa Cruz durante más de una década, como el hecho de que Lázaro Báez haya dejado a 6 mil trabajadores en la calle y se quedara con 2 mil millones de dólares por obras que nunca realizó.

A ello sumó el hecho de que los trabajadores estatales prácticamente no contaran con una obra social; que el sistema educativo esté colapsado y que no haya justicia, por lo cual se dejó asegurada la impunidad para casos de corrupción institucional.

SOBREPRECIOS

También Costa se auto defendió al ser consultado sobre por qué avalaba sobreprecios en obras públicas, algo que quedó plasmado en un video cuando concediera un reportaje a una emisora radial de Piedra Buena, a través del cual se expresó exigiendo a un funcionario de Vialidad Nacional que aumente de 14 a 20 millones el presupuesto de una licitación para que aparezca alguna empresa oferente.

Al respecto dijo que como el llamado a concurso para construir un puente sobre el río Santa Cruz había quedado desierto “dos o tres veces”, él se comunicó con un alto funcionario del distrito provincial de Vialidad Nacional, quien le dijo que nadie quería hacer la obra, por lo cual él (Costa) le sugirió que se hiciera un nuevo presupuesto oficial y lanzara otra convocatoria.

“Pero usted no dijo expresamente eso sino que le exigió que si no había interesados por 14 millones, que elevara inmediatamente la oferta a 20 millones sin ningún otro tipo de aclaración”, le recordó El Patagónico.

Ante ello dijo que en rigor se habían mal interpretado sus declaraciones y consecuentemente se generó “una intencionalidad política” de tergiversar sus dichos que tuvieron como principal objetivo contribuir a que esa obra se ejecute y otra licitación no vuelva a quedar desierta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico