Costa no quiso avalar el Presupuesto y sigue distanciándose del macrismo

El senador nacional Eduardo Costa prefirió retirarse de su banca en la madrugada de ayer para no avalar el Presupuesto Nacional 2019 argumentando que él no iba a levantar la mano por una ley que no contemplaba nuevas obras para Santa Cruz. Su par, Belén Tapia, se quedó y votó a favor, en tanto que la justicialista Ana María Ianni lo hizo en contra.

Caleta Olivia (agencia)

La actitud de Eduardo Costa hizo que se profundizaran sus discrepancias con el gobierno de Mauricio Macri, del cual hasta hace pocos meses había sido su principal referente y defensor en esta provincia.

Pero ahora suma críticas de quienes en principio fueron sus “subordinados” y gracias a él ocuparon un cargo legislativo nacional, como el caso de diputado Antonio Carambia, en tanto que algunos de los primeros disidentes del grupo original aprovecharon la ocasión para tomarse revancha, entre ellos el legislador provincial Gerardo Terraz.

En declaraciones formuladas al diario Tiempo Sur de Río Gallegos y también a través de un comunicado de prensa, Costa sostuvo que de antemano él ya tenía previsto no levantar su mano por un Presupuesto Nacional al que le faltaba “la inclusión de obras y fondos para la provincia”. Además había evaluado que quedarse en el recinto y votar en contra “no era un buen mensaje».

Finalmente la ley se aprobó en el Senado (ya tenía media sanción en la Cámara baja) por 45 votos a favor, 24 en contra y una abstención.

El senador santacruceño sabía que ello iba a ocurrir, pero igualmente no cambió de actitud porque no se garantizaban los fondos para terminar la Planta de Ósmosis de Caleta Olivia, el óptimo funcionamiento de la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), la prosecución de la Autovía Rada Tilly-Caleta Olivia y el funcionamiento del Hospital de Alta Complejidad de El Calafate (SAMIC).

Quedó entonces puesto de manifiesto que no quería ir contra las promesas que había hecho en representación del gobierno nacional, cuyos principales referentes -entre ellos el ministro del Interior Rogelio Frigerio- “entendieron que no era importante poner a esa obras” en el Presupuesto.

También reveló que planteó esa postura a su par santacruceña, Belén Tapia, quien finalmente optó por votar a favor por razones que “habrá que preguntarle a ella”, pero en lo que a él se refiere, dijo que quería dejar en claro que “a mí me votaron para solucionar los problemas que tienen los santacruceños y pelear por los intereses de los mismos”.

OCULTO EN SU DESPACHO

La primera crítica le llegó desde su propio entorno y nada menos que del diputado nacional Antonio Carambia, quien era un desconocido de la política residente en Las Heras (hermano del intendente José María Carambia) hasta que su figura fue impulsada a la Cámara baja del Congreso bajo el ala del propio Costa.

“Nosotros no podemos darle la espalda al debate porque para eso fuimos electos como representantes del pueblo”, dijo ayer Carambia al cuestionar “actitudes mezquinas que no llevan a ningún lado”, afirmando que “el senador debería haber hecho pública su opinión en el recinto y no a través de gacetillas escritas por colaboradores el día después”, continuó.

“Él dice defender el interés de los santacruceños, pero nosotros sabemos cómo defendernos y no ocultándonos en un despacho esperando a que termine el debate”, disparó.

Por su parte, el diputado provincial Terraz, aliado al intendente Facundo Prades (ambos distanciados hace tiempo de Cambiemos), dijo que “lo de Costa es una mentira tras otra, todo un show para la camarita y el twitter”.

Terraz, quien ahora se muestra sólo como un referente de la UCR, dijo a través de la emisora radial LU12 que lo de Costa fue “un acto de cobardía” porque se retiró del recinto para no votar en contra del Presupuesto, si es que esa era su postura”, por lo cual “ello desnuda la clase de político que es”.

EXIGENCIAS DEL FMI

Por su parte, la senadora Ana Maria Ianni (Frente Para las Victoria) dijo que nunca estuvo dispuesta a avalar algo “que viene atado a exigencias planteadas desde el Fondo Monetario Internacional”.

Al hablar en el recinto, la legisladora residente en El Calafate fundamentó su “absoluto rechazo a una propuesta de ajuste, achicamiento y retracción del Estado”.

Además sostuvo que para diferenciarse de Costa (aunque no lo nombró expresamente), “yo elijo estar presente porque no juego a las escondidas y es mi responsabilidad venir a defender los intereses de los santacruceños”.

Finalmente puntualizó que en el Presupuesto aprobado por mayoría “se estipula que del total de gastos previstos se destina un 17,7% a pagar los servicios de la deuda pública” y “esto denota claramente las prioridades del gobierno nacional”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico