Crecen los cuestionamientos a la utilización política de la marcha convocada por fiscales

Condenaron el oportunismo político de algunos líderes opositores y criticaron el accionar de algunos fiscales convocantes respecto de la causa AMIA que instruía el fallecido funcionario judicial.

Dirigentes políticos, juristas y referentes comunitarios se sumaron a los cuestionamientos a la marcha convocada para el 18 de febrero al cumplirse un mes de la muerte de Alberto Nisman, condenaron el oportunismo político de algunos líderes opositores y criticaron el accionar de algunos fiscales convocantes respecto de la causa AMIA que instruía el fallecido funcionario judicial.

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, aseguró ayer que “muchos políticos”, incluidos los precandidatos presidenciales del PRO y el Frente Renovador, Mauricio Macri y Sergio Massa, “son unos enormes oportunistas que quieren utilizar la marcha por Nisman en beneficio propio”, aunque consideró que “la sociedad se da cuenta de estas cosas”.

“Los fiscales tienen todo el derecho de manifestarse, porque la libertad que tenemos la conquistamos entre todos, y precisamente una manifestación de este tipo se puede hacer porque este derecho lo conquistamos entre todos los argentinos”, subrayó Fernández.

Por su parte, el diputado nacional Héctor Recalde (Frente para la Victoria) reiteró sus cuestionamientos a la marcha y sostuvo que “si quieren rendir homenaje a (Alberto) Nisman sería bueno que expliquen por qué en la causa, en 21 años, los que tienen que hacer justicia no hicieron nada”, en referencia a la investigación por el atentado contra la AMIA.

Asimismo, el Frente Transversal manifestó en una reunión con el jefe de Gabinete Jorge Capitanich su “repudio a la utilización política del caso por parte de los representantes políticos y mediáticos de la derecha argentina”.

El legislador nacional Remo Carlotto afirmó que la participación de opositores en la convocatoria “tiene que ver con el oportunismo y la falta de agenda política” y que ellos “no respetan ni a las víctimas de la AMIA y ni a los familiares del fiscal” Alberto Nisman.

En tanto que el titular del Tribunal Federal N° 1 de La Plata, Carlos Rozanski, observó que la movilización convocada para el 18 de febrero por un grupo de fiscales, a un mes de la muerte de Alberto Nisman, “es una marcha de reafirmación de una corporación (la judicial) que no quiere perder privilegios”.

En ese sentido, la jueza María Laura Garrigós de Rébori, titular de la agrupación Justicia Legítima, calificó de “bravuconada” la marcha convocada por los fiscales, y la calificó como una acción que “está fuera del universo judicial”.

La fiscal nacional en lo Criminal Cristina Caamaño anticipó que no irá a la movilización porque “entre los que llaman a la marcha” hay alguna gente a la que le tiene “miedo”.

“Entre los que llaman a la marcha hay gente a la que le tengo miedo”, aseveró hoy Caamaño, sin dar más detalles. “Entre ellos, los que colaboran con (el fiscal José María) Campagnoli”, añadió.

El representante del movimiento Justicia Legítima Mario Kestelboim cuestionó ayer al grupo de fiscales, a quienes criticó no haberlos visto “en las marchas de repudio al golpe de 1976”, y aseveró que esas acciones están dirigidas “hacia la desestabilización del gobierno”.

FALTA DE VERGÜENZA

Además, la presidenta del bloque kirchnerista en el Senado bonaerense, Cristina Fioramonti, dijo a Télam que “hay que reconocerle a la oposición una auténtica falta de vergüenza” y analizó que “no dan los debates en el ámbito natural en el que deben desarrollarse y hacen militancia mediática”.

“No los vi movilizarse para mejorar el sistema de justicia, para democratizar el acceso ciudadano al servicio de justicia. Se están oponiendo a la modificación del Código Procesal Penal; se oponen a la nueva Ley de Inteligencia. Lo único que saben es oponerse. Esto demuestra que ellos ganan con los viejos esquemas, las viejas estructuras”, resaltó.

El presidente del bloque de Diputados bonaerenses del Frente para la Victoria, Fernando “Chino” Navarro, se refirió ayer a esta manifestación y señaló que “más allá de que haya una marcha, lo más importante es que la Justicia determine cómo murió el fiscal”.

Los legisladores del PTS en el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño y Christian Castillo, declararon que no participarán en la que calificaron como una “movilización reaccionaria” porque “varios de los fiscales convocantes están acusados de encubridores en la causa AMIA”.

El dirigente de la Asociación 18J Sobrevivientes, Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado, Sergio Burstein, aseguró estar “confundido y dolido” por el llamado a esta marcha al asegurar que “muchos de los convocantes tuvieron una actuación deplorable en la causa Amia” y cuestionó que “ahora piden respeto y justicia cuando jamás lo hicieron por las víctimas del atentado”.

“Si bien todo es válido en memoria de Alberto (Nisman), duele comprobar que se sigue utilizando su muerte con otras finalidades que están muy lejos de la verdadera búsqueda de justicia”, sostuvo Burstein.

Gerardo Beer, integrante de la misma entidad, denunció por su parte que “hay periodistas y dirigentes políticos que aprovechan la oportunidad para llevarse un rédito político” de la movilización.

CON APOYO DE MOYANO

Los sindicalistas de las CGTs opositoras, Hugo Moyano (CGT Azopardo) y Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca), anunciaron que participarán de la movilización del 18F, organizada por un grupo de fiscales, tras la muerte de Alberto Nisman “sin identificaciones gremiales ni partidarias para que no vuelva el miedo ni los muertos políticos a la Argentina”.

“El 18 también marchamos por la verdad y la Justicia”, pero “sin identificaciones gremiales ni partidarias tal como lo solicitaron los organizadores para que resuene a través de la contundencia del silencio, el significado más importante de la convocatoria”, dice un comunicado firmado por Moyano.

Desde la CGT Azopardo, continuaron: “Más allá de cualquier consideración personal, es de una alta gravedad social e institucional”. “Como trabajadores sabemos lo que significa que no haya justicia” porque “a lo largo de la historia hemos sufrido en numerosas ocasiones las consecuencias de una justicia que no llega, que mira para otro lado o que se comporta directamente cómplice de los poderes de turno”, agrega el texto.

Por su parte, la CGT Azul y Blanca también emitió un comunicado en el que expresó que marcharán “en homenaje al fiscal Nisman” y para “exigir verdad y justicia independiente”. “Para que no vuelva el miedo ni los muertos políticos a la Argentina”, agrega el texto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico