Crecida del Pilcomayo aísla a nuevos parajes en Salta

Nuevos parajes quedaron aislados en el norte salteño, debido a la crecida del río Pilcomayo, por las intensas lluvias que ayer causaron el desborde del río Vaqueros en la capital provincial, donde las autoridades evacuaron a más de 180 personas.

Buenos Aires (Télam)
El jefe de Operaciones de la dirección provincial de Acción Civil, Gabriel Muñoz, informó a Télam que en Santa Victoria Este el Pilcomayo alcanzó su cota máxima que es de 7 metros y aisló a los parajes de El Cruce, Padre Coll y Misión Anglicana.
El desborde del Pilcomayo comenzó la semana pasada debido a las intensas lluvias que se registraron en la región y en el sur de Bolivia, lo que afecta a unas siete mil personas, de 2.500 familias.
Ayer por la mañana, las lluvias en el extremo noreste de la provincia, limitaron la provisión de ayuda a Santa María y a Misión de La Paz, informó el Ministerio de Ambiente. No obstante, precisó que hasta el momento se trasladaron 3.864 kilogramos de alimentos en los parajes San Martín, Las Ceibas, Las Gracias la Bolsa y Agua Verde.
En tanto, 182 personas fueron evacuadas en las últimas horas, en la capital provincial, debido a las intensas lluvias que causaron el desborde del río Vaqueros.
La secretaria de Acción Social de Salta, Ivet Lucet, dijo que 90 personas fueron evacuadas en el noreste de la capital provincial y 92 en los barrios del sureste Santa Cecilia y Solidaridad.
Los afectados “están alojados en el Centro Integral Comunitario (CIC) donde reciben alimentos por parte de equipos móviles”.
Las intensas precipitaciones también causaron el desmoronamiento de rocas del cerro San Bernardo, ubicado en el acceso este a Salta, que lleva a la cima del cerro, que quedó interrumpido.
Por otra parte, en Orán la ruta 50 permanecía cortada por la crecida y el desborde del río Pescado y en poximidades de Embarcación y Pichanal se registraban interrupciones momentáneas sobre la ruta nacional 34, que une esta provincia con el extremo norte del territorio en proximidades con la frontera con Bolivia.

EN LA PAMPA, INTENSA LLUVIA
En tanto, un total de 250 personas eran asistidas ayer en la localidad pampeana de General Acha, luego de las intensas lluvias que se registraron el último fin de semana, informó una fuente policial.
El jefe de la Unidad Regional de General Acha, Oscar Daratha, informó que brindan asistencia a las personas cuyas viviendas sufrieron las secuelas de la inundación el fin de semana.
Daratha explicó que el viernes último, cayeron 83 milímetros en 40 minutos “y debido al desnivel que tiene General Acha, los desagües no soportaron el caudal y anegaron unas 60 viviendas en el sector oeste y noreste de la ciudad”, distante 100 kilómetros al sur de Santa Rosa.
“Era increíble ver zanjones de hasta dos metros de profundidad que generó el paso del agua y se vivieron momentos dramáticos, con unas siete personas que fueron hospitalizadas por caídas que le produjo la correntada y una joven embarazada que fue socorrida y trasladada al hospital”, dijo.
Daratha señaló que pese al anegamiento de las viviendas no hubo evacuados porque las familias no quisieron abandonar sus viviendas.
Dos horas después de la lluvia, el agua pudo escurrirse y se brindó asistencia con colchones y con elementos de limpieza “porque se temía que pudiera haber una epidemia, ya que el agua que corría por las viviendas era de las cloacas”, comentó.
Daratha informó que ahora se espera que mejore el tiempo para ayudar a secar el interior de las viviendas, si bien aclaró que el cielo está nublado “y se prevén chaparrones”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico