Crimen de Acuña: "Rosita me decía gorda puta"

Las declaraciones fueron hechas por Laura Vargas, principal acusada por el homicidio de Rosa Acuña. Reconoció que todo ocurrió en su casa y en el marco de una juntada para tomar. El tribunal del juicio dará a conocer el próximo jueves su veredicto respecto a los cuatro imputados en el hecho.

Con la declaración de la principal imputada del hecho y los alegatos de las partes se cerró este martes un nuevo día en el marco del juicio oral y público por el homicidio de Rosa Acuña, hecho ocurrido a principios de septiembre del año 2018 y el tribunal del juicio dará a conocer el próximo jueves su veredicto respecto a los cuatro imputados en el hecho.

La fiscal Griselda Encina y el abogado particular Federico Ruffa –representa a la familia de la joven asesinada como querellantes – solicitaron al tribunal que se condene a Laura Vargas como autora del delito de homicidio simple, en tanto que para Lorena Oyarzo, Karen Campusano y Luis Samusik requirieron que se los declare autores de encubrimiento agravado. En tanto los defensores públicos de los imputados cuestionaron el alcance de la acusación realizada por la fiscalía como así también la calificación legal escogida, y en ambos pidieron como primera medida la absolución de sus defendidos.

El crimen de Rosa Acuña ocurrió entre las últimas horas del 2 de septiembre de 2018 y la madrugada del día siguiente en una vivienda del barrio Primera Junta, en tanto que su cuerpo semicalcinado apareció a pocas cuadras, en un descampado ubicado entre ese barrio y el Parque Industrial. Por el hecho están imputados - además de Vargas en calidad de autora de homicidio simple – Karen Campusano, Lorena Oyarzo y Luis Samusik, todos por el presunto delito de encubrimiento.

ACUSACIONES CRUZADAS

Tras haber escuchado el pasado jueves las declaraciones grabadas de la totalidad de los acusados por la causa durante la etapa de investigación del caso y posteriormente el testimonio en sala de tres de ellos, la jornada del martes se inició con las palabras de Laura Vargas ante el tribunal.

“Se me fue de las manos” dijo la mujer, quien reconoció que todo ocurrió en su casa y en el marco de una juntada para tomar, al tiempo que acusó a otra de las imputadas de haber golpeado también a Rosa Acuña. “Rosita me decía gorda puta, me decía de todo esa noche, pero Lorena Oyarzo también le pegó”. En ese marco calificó de falsos los dichos de la joven imputada por encubrimiento en cuanto a supuestas amenazas de parte de Vargas tras los hechos.

También aseguró al tribunal que “he cambiado mucho” durante este tiempo y su deseo es estar con sus hijos. “Le pido perdón a la mamá con la mano en el corazón” dijo antes de cerrar su testimonio.

Fuente: Diario Jornada

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico