Cristina: el 18F “fue la aparición inocultable del partido judicial”

“Tanto en lo gestual como en las palabras y en lo ostensiblemente visible, el 18F fue decididamente una marcha opositora, convocada por fiscales y apoyada por jueces y todo el arco político opositor”, describió la mandataria.

La presidente Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer que “el verdadero hecho político e institucional de la marcha” del miércoles último “lo constituye la aparición pública y ya inocultable del Partido Judicial”, en una nota que publicó en su página oficial www.cfkargentina.com titulada “18F, el bautismo de fuego del partido judicial”.

Al mismo tiempo, expresó que “las palabras y los silencios parecen tener dueños en la Argentina”, al analizar el comportamiento de TN y Clarín, en referencia a sus declaraciones sobre el fallecido fiscal de la Causa Amia, Alberto Nisman.

Por otro lado resaltó como “inédita” la convocatoria que “fiscales con el apoyo de no pocos jueces” realizaron a “una marcha a la que decían se convocaba para reclamar “justicia” por la muerte del fiscal”.

“Algo realmente tan insólito como sería una convocatoria de ministros del Poder Ejecutivo reclamando una mejor “gestión de gobierno”, mientras otros afirmaban convocar en homenaje a su colega muerto”, dijo.

Y sintetizó que “no deja de ser una curiosidad que dos de ellos -fiscales convocantes- fueron acusados por familiares de las víctimas de obstaculizar la causa AMIA y la tarea del propio Nisman”.

Asimismo, Cristina remarcó que “la marcha a la que asistió todo el arco de partidos opositores y sus candidatos presidenciales, salvo las agrupaciones de izquierda, no fue para nada un acto de homenaje a una persona trágicamente fallecida, con la obvia excepción de sus familiares directos”; sino “una marcha de varios integrantes de un Poder del Estado, el Judicial, contra otro Poder de la Constitución: el Ejecutivo. Es lo que se vio, se escuchó, se filmó y se fotografió. O sea, el hecho que ocurrió”, apuntó la mandataria.

Concluyó, entonces, que fue “simple y sencillamente, una marcha opositora”.

En párrafos posteriores la mandataria detalló que se pudo ver en vivo y en directo, “a dirigentes políticos riéndose a carcajadas y también a manifestantes llevando carteles con leyendas ofensivas e insultantes contra el gobierno”. Por lo que subrayó que no fue una marcha del “silencio”.

Además, resaltó que hubo “un orador sindical integrante de una central obrera ferozmente opositora al gobierno”, en referencia al moyanista Julio Piumato.

“El 18F fue decididamente una marcha opositora, convocada por fiscales y apoyada por jueces y todo el arco político opositor”, analizó la Presidente.

“UN INMENSO MERITO”

En tanto, indicó que la movilización tuvo “un único e inmenso mérito, que es el que en la Argentina, tu país, se puede disentir, se puede insultar al Gobierno y a la Presidenta, y se puede marchar libremente”.

En la misma línea recordó que “no siempre fue así”, y citó la “dictadura militar” y la represión del 2001.

Por otra parte, destacó que “las marchas opositoras más grandes” fueron “una convocada por “ingeniero” Blumberg en la plaza del Congreso el 1ro de abril del 2004; y la otra, la organizada en el Monumento a los Españoles, sobre la Av. del Libertador, por las Patronales Rurales el 15 de julio del 2008, luego de 127 días de lock out, desabastecimiento, cortes de ruta, etc. Esta última superior a la primera”.

Y al contraponer la cantidad de manifestantes que los mismos medios opositores contabilizaron en cada oportunidad, evaluó que resulta “patéticamente absurda y políticamente armada” decir que hubo en el 18F “¡400.000 personas!”.

“El objetivo oculto e implícito de la marcha: El 18F no es el homenaje a un Fiscal, ni siquiera un reclamo insólito de justicia, sino el bautismo de fuego del Partido Judicial. Y ese Partido Judicial debe aparecer con “respaldo masivo” (no popular, concepto impensable para los que concurrieron al evento) que avale y dé aires de legalidad a cualquier mamarracho judicial, independientemente de lo que digan las leyes, los códigos de fondo y de forma y hasta la mismísima constitución”, indicó la Presidente.

NUEVO ARIETE

Resaltó, además, que el Partido Judicial es el “nuevo ariete contra los Gobiernos Populares, que suplanta al Partido Militar en el rol que, en el trágico pasado, asumiera respecto de Gobiernos con Legalidad y Legitimidad democrática”.

Esta “modalidad más sofisticada” se “articula con los poderes económicos concentrados y fundamentalmente con el aparato mediático monopólico, intentando desestabilizar al Poder Ejecutivo y desconociendo las decisiones del Legislativo. O sea, un super poder por encima de las instituciones surgidas del voto popular”, analizó Cristina, entre otras consideraciones.

Además, precisó que es este Partido Judicial el que “funciona como armadero de causas, al mismo tiempo que cajonea otras” al tiempo que enumeró las embestidas judiciales contra funcionarios en momentos claves como durante la sanción del Código de Procedimiento Penal.

Y continuó analizando que es este partido judicial es el que también “por primera vez en la historia declara inconstitucional un tratado internacional firmado por el Gobierno Nacional y ratificado por el Parlamento”, en tanto explica que esa decisiones no son judiciables porque son exclusivas y excluyentes del poder ejecutivo y legislativo.

Asimismo, Cristina destacó que “resultan realmente sorprendentes, y una muestra más de cómo funciona el Partido Judicial, los motivos que alega el fiscal Gerardo Pollicita para no concurrir al Congreso de la Nación a explicar una denuncia tan importante en la que estaría involucrada la Presidenta de la Nación, su Canciller y un Diputado, entre otros”.

En este sentido se preguntó: “¿qué pasa con los fiscales de Partido Judicial? ¿Cuándo los invita la oposición aceptan y cuando los invita el oficialismo lo rechazan?”.

Finalmente, la mandataria resaltó que el Partido Judicial además de opositor es “destituyente”, y no cualquier gobierno, sino del Gobierno “de la Memoria, la Verdad y la Justicia” y del mismo que derogó las leyes de impunidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico