Cristina Kirchner fue procesada en la causa de los cuadernos

Cristina Kirchner fue procesada en la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno. La medida la dictó el juez federal Claudio Bonadio. Además de la expresidenta, fueron procesados el exministro Julio De Vido y Roberto Baratta, su segundo en el Ministerio de Planificación, junto a los empresarios que declararon en el expediente como imputados colaboradores. "No me sorprende", dijo Gregorio Dalbón, abogado de la exmandataria.

El cargo que se le imputa a CFK es el de ser jefa de una asociación ilícita que recibía coimas de la obra pública. El magistrado dejó pendiente el pedido para que sea despojada de sus fueros como senadora.

Hasta el momento, la causa tiene una veintena de imputados colaboradores, otros tantos detenidos y un prófugo: entre los “arrepentidos” se encuentra Centeno, exchofer Baratta, así como empresarios y ex integrantes del anterior gobierno.

En su momento, el juez había informado que el expediente acumulaba “32 cuerpos de actuaciones y voluminosa documentación”, al tiempo que se realizaron “70 allanamientos” y secuestraron unos 6 millones de pesos y poco más de un millón de dólares.

En la causa fueron indagadas 52 personas y hubo 26 detenidos, de los cuales 11 recuperaron su libertad. 17 imputados declararon en calidad de “arrepentidos” y se resolvieron “15 acuerdos de homologación en forma positiva”.

El fiscal Federico Delgado cuestionó la versión difundida este fin de semana a partir de una nueva declaración como “arrepentido” del exsecretario de Obras Públicas José López, en la que vinculó los 9 millones de dólares que llevó al convento de General Rodríguez, donde fue atrapado en 2016, con la ex presidenta Cristina Kirchner. “La versión que salió en los diarios no es compatible con la prueba que teníamos en la causa”, aseguró.

Los diarios La Nación y Clarín replicaron la nueva versión de los bolsos de López que implica a la ex presidenta y sería la clave para facilitar que el juez Claudio Bonadío pueda procesarla en la causa por las fotocopias de los cuadernos de Oscar Centeno.

CUARTA VERSION

En su cuarta versión sobre lo ocurrido, esta vez como “arrepentido”, López habría dicho que el dinero lo recibió en su departamento de Capital Federal tras una llamado de Fabián Gutiérrez, un ex secretario de Cristina que lo contactó por teléfono el 13 de junio de 2016 para decirle que debía “mover plata”.

“Salvo que él haya tenido otro teléfono, que nosotros no conocimos o no pudimos encontrar, toda esta historia de los llamados no estaba en el expediente que instruimos con (el juez federal Daniel) Rafecas. Quizá tenía un teléfono que la Justicia nunca pudo incautar y él tiró en algún lado», advirtió el fiscal Delgado, en relación a la investigación que desembocó en el actual juicio de los bolsos que lleva adelante el Tribunal Oral Federal 1 (TOF 1). Y remató: “Con la prueba que teníamos esta versión (la de los diarios) no es compatible”.

El fiscal, en diálogo con Radio 10, también descartó la que fue la tercera versión dada por López respecto de aquella madrugada del 14 de junio, dada por el ex secretario de Obras Públicas en su declaración oral ante el TOF 1. Ante el tribunal que lo juzga por enriquecimiento ilícito, López dijo que había sido citado a una reunión sobre la que no podía dar detalles, pero aseguró que fue obligado a “realizar algunas diligencias”. Sin mencionar a la expresidenta, López dijo en el juicio oral que la plata “pertenecía a la política” y agregó que «no es una persona sino varias, y yo mismo no sé bien quiénes son ni quiero saberlo”. Y aseguró que quienes enviaban el dinero pusieron en todo el camino al convento tres personas para escoltarlo «a modo de control”.

“Nosotros reconstruimos todo el camino de López a través de los videos de los peajes, que son documentos objetivos; y a través de la cámara del convento y del testimonio del vecino Jesús, que fue el que lo escuchó. En ningún momento vimos otra compañía que no fuera la del viento. Siempre circuló solo», descartó Delgado.

El funcionario del Ministerio Público también apuntó contra la decisión de la Cámara Federal, que ordenó reabrir una causa en su contra y el fiscal nacional de Investigaciones Administrativas, Sergio Rodríguez, por haberle tomado declaración sin juramento al financista Leonardo Meirelles. La denuncia fue hecha por el titular de la AFI, Gustavo Arribas.

En su declaración ante Delgado y Rodríguez, Meirelles confesó haberle pagado coimas al titular de Inteligencia. La causa contra Arribas fue cerrada, pero ahora la Cámara, con la firma de los jueces Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens, pidió investigar a los fiscales que obtuvieron la declaración.

“La denuncia la inventó (el juez Claudio) Bonadio. Yo tengo dos denuncias inventadas, la otra es del (juez Marcelo) Martínez de Giorgi. Lo que me preocupa, más allá de la situación personal, es la fragilidad institucional. Hay un callejón en el que si uno no hace lo que el poder quiere, se lo persigue”, denunció Delgado, al programa Mañanas Silvestres, y advirtió que lo que se busca es un “tremendo disciplinamiento” a todos los integrantes del equipo que trabaja en su fiscalía y la de Rodríguez, quienes deberán declarar por haber tomado declaración a Meirelles.

“Es una persecución personal disfrazada con la ley”, insistió Delgado y destacó que se trata de un trabajo de inteligencia “explícito, con la firma del jefe”. “Estamos en una situación preocupante. Cuando esto se sedimenta y naturaliza vivimos todos en libertad condicional”, denunció el fiscal federal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico