Cuatro años de prisión para el condenado por “grooming”

Se trata del tucumano Ceferino César Díaz, quien recibió cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo por los delitos de “grooming” y estupro en perjuicio de una adolescente de Sarmiento. El hombre seguirá alojado en una comisaría del valle hasta que la sentencia quede firme.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de la ciudad de los lagos se celebró ayer la audiencia de lectura de la parte resolutiva de la sentencia contra Ceferino Díaz (35), condenado el 5 de diciembre por los delitos de “grooming” y estupro, aunque fue absuelto por corrupción de menores.

Los jueces Daniel Pérez y Roberto Casal leyeron los fundamentos para imponer la pena al hombre oriundo del barrio “Los pocitos” de la ciudad de San Miguel de Tucumán, quien en estos momentos permanece alojado en una comisaría de Dolavon, por lo que participó del juicio de cesura a través de videoconferencia desde la Oficina Judicial de Trelew. Recibió el asesoramiento legal del defensor público Gustavo Oyarzún.

Durante el debate, el fiscal Herminio Gonzales Meneses acusó a Díaz por los delitos de “grooming”, “que se refiere a una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo con el fin de disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él”.

Mientras, el delito de estupro consiste en tener una relación sexual con una persona menor de edad, valiéndose del engaño o de la superioridad que se tiene sobre ella. En tanto, la corrupción de menores “afecta a quien promoviere la práctica sexual rentada o la utilización de personas en material pornográfico cuando estos no han alcanzado la edad del consentimiento requerida por la ley”.

Por esos delitos el fiscal pidió la pena de siete años, pero los jueces resolvieron por unanimidad condenar al acusado a la pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo por “grooming” y estupro. El tribunal además dispuso que el depravado continúe alojado en la comisaría de Dolavon hasta que la sentencia quede firme.

Según la acusación, Díaz comenzó a tener un contacto virtual con contenido sexual con la menor, de 14 años, en noviembre de 2013. Utilizó mensajes de texto para ganarse su confianza y logró una empatía “con el propósito de lesionarla en su integridad sexual”.

El 27 de marzo de este año ese contacto virtual se convirtió en un contacto real, contexto en el cual el hombre se llevó a la menor de Sarmiento, reteniéndole el teléfono celular quitándole el chip y la memoria. Así, la adolescente quedó sin poder comunicarse con personas de su confianza.

Tras la denuncia, el hombre y la chica fueron hallados por la policía en la terminal de Liniers, en Buenos Aires, a bordo de un transporte de pasajeros. Con anticipación tenía en su poder los boletos de los colectivos que utilizaría para llegar en principio a la terminal de ómnibus de Retiro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico