Culmina un enero "seco" en la ciudad

Las alternativas para paliar la crisis del agua, la falta de infraestructura y la necesidad de garantizar el acceso al vital elemento para los años que vienen, son algunos de los temas que preocupan a la Cooperativa, al gobierno municipal, al gobierno provincial y sobre todo, a los comodorenses.

Pérdidas, roturas y falta de agua fueron los principales reclamos que se escucharon durante enero. Además, la característica principal del mes que hoy finaliza, fue el establecimiento de los cortes programados para los días sábado, lo cuales -en total- fueron 5, sin contar las numerosas interrupciones que se realizaron en diferentes barrios de la ciudad de manera sorpresiva. 

Además de los cortes, los ciudadanos debieron soportar la baja presión que en reiteradas oportunidades, se sintieron por las "maniobras" que realizó la Cooperativa, con el fin de mantener y hasta aumentar las reservas para no interrumpir el servicio a mitad de semana. 

Enero estableció la discusión sobre la falta de obras de infraestructura en los acueductos. Desnudó una importante deuda del gobierno provincial con la SCPL para mantener dichos ductos que conectan a la ciudad con el Lago Musters y que el acuciante estado financiero de la cooperativa necesita casi tanto como Comodoro necesita el vital elemento.

También se renovó la búsqueda de alternativas, y entre las contempladas, se habló de la  conexión de los acuíferos, los cuales cuando estén en funcionamiento, agregarán a las reservas actuales unos 7.000 m3 diarios. Las muestras que se tomaron de los mismos están todavía siendo analizadas para ver si resultan potables y aptas para el consumo humano. 

Otra de las alternativas que se manejaron este mes fue el establecimiento de la histórica planta de desalinización de agua del mar. El tema no es nuevo ya que en otras oportunidades -siempre durante las crisis o roturas del acueducto- también fue analizada y tratada como una de las posibilidades dada la amplia costa de la ciudad. 

Algunos años atrás, la posibilidad del establecimiento de esta planta fue desechada debido al alto costo que implicaba su establecimiento y la potabilización del fluido elemento, pero los tiempos han cambiado y el acceso a la tecnología necesaria para lograr que el agua de mar se transforme en apta para su consumo es cada vez más viable.

Si bien es cierto que ante las altas temperaturas el consumo aumenta, no parece tener una incidencia determinante a la hora de decidir los cortes. 

La evolución de las reservas este mes ha sido la siguiente:

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico