Declara el joven que denunció por soborno a Carolina Píparo

El chico de 17 años fue citado por la fiscal para que declare en sede judicial y ratifique la versión presentada en un escrito por sus abogados.

El joven de 17 años que fue atropellado por el marido de Carolina Píparo, Juan Ignacio Buzali, fue citado a declarar para que ratifique la denuncia presentada contra la diputada provincial de Juntos por el Cambio por posible incumplimiento de los deberes de funcionaria pública y eventual soborno.

El 14 de junio los abogados Pablo Cuomo y Damián Mitre presentaron oficialmente la denuncia para que se investigue a la también funcionaria de la Municipalidad de La Plata quien confirmó que le ofreció zapatillas, dinero y un celular al joven arrollado por su esposo en la madrugada del 1 de enero de 2021, confirmaron fuentes judiciales al portal 0221.com.ar.

Es por esto que la fiscal María Eugenia Di Lorenzo citó al joven para escuchar su versión del hecho que indica que fue llevado por sus ex abogados hasta una quinta donde Carolina Píparo le hizo el ofrecimiento, que coinciden con el momento en que la Cámara de Apelaciones de La Plata debía definir si otorgaba o no el arresto domiciliario de Buzali.

La víctima del accidente concurrirá a la sede del fuero Penal de La Plata acompañado por su nuevo abogado defensor este miércoles. Tras este trámite la fiscal podrá comenzar a analizar si imputa y eventualmente procesa a la diputada macrista por delitos que aún se deben determinar.

Días después de que saliera a la luz esta reunión no oficial, la funcionaria municipal admitió la versión y los ofrecimientos existieron, y relató en su cuenta oficial de Twitter que el encuentro con el joven fue en la casa de su abogado, que contó con la presencia de la madre del damnificado y que lo hizo cuando porque se entero que la familia tenía "problemas de índole personal".

En ese momento, Píparo les entregó 2.000 pesos, un celular y un par de zapatillas. Junto al documento en el que designa como nuevo representante a otro abogado, el muchacho manifestó al referirse a sus anteriores abogados: "Quiero que usted sepa que seré joven, inexperto, sin dinero (pobre) pero no soy un delincuente para tener que andar encontrándome a escondidas con la esposa de quien fuera el victimario de los hechos".

"Con esta actitud, veo a los abogados que me representaban más preocupados en defender la imagen de la diputada Píparo que mis derechos", agregó en otro tramo del escrito, en el que les reprochó que no pidieran que la legisladora se retractara cuando en el inicio del caso lo acusó de "ladron".

Al tomar conocimiento de esto, el abogado Martín De Vargas, representante de Luis Elías Lavalle el otro herido en el accidente, solicitó ante el Juzgado de Garantías 5 de La Plata, a cargo de Marcela Garmendia, que se revoque el arresto domiciliario de Buzali por considerar que existen "peligros procesales" dado que tiene "poder político y económico para entorpecer la investigación". En el pedido el letrado resaltó que "en reiteradas oportunidades” advirtió de la existencia de esto y dadas las características personales del imputado por ser el marido de Píparo, “siendo su mujer una persona con poder económico y político".

"Es evidente el descaro e impunidad con que se maneja Carolina Píparo, llamando a la víctima de autos, es decir el menor al que su marido Buzali intentó matar, a un encuentro clandestino con la clara intención de influir en el testigo", enfatizó el letrado.

Luego, planteó que, "si Buzali por intermedio de Píparo se atreve a convocar a una reunión clandestina a la propia víctima regalándole bienes y dinero, esta defensa no puede ni siquiera imaginar los testigos que puede influenciar para que cambien su testimonio mediante el pago de dinero o la entrega de bienes".

Al respecto, en su red social, la legisladora provincial explicó que el ofrecimiento al joven lo realizó "de corazón" y calificó de "barbaridades" las acusaciones vertidas contra ella. "Nadie se veía incómodo en el lugar, fui con mi hermano, mi gran pilar, estaba obviamente su abogado y también su mamá. Conversamos sobre varias cosas y sobre lo sucedido, la reunión fue muy cordial. El joven manifestó que en el accidente se le había roto el celular y las zapatillas, ofrecí hacérselo llegar, se mostró contento y cuando lo recibió, me manifestó estar feliz y agradecido", dijo. Además aseguró: "Nada tenía que ver con todo el proceso penal en marcha, sino con poder escucharnos sobre cómo cada uno vivió la situación".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico