Declararon penalmente responsable a Barrales por el homicidio de Axel Barra

El tribunal declaró por unanimidad la responsabilidad penal de José Antonio Barrales como autor de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. El viernes se realizará el juicio de cesura donde se confirmará la pena que deberá cumplir y que se suma a la condena que ya cumple por otro asesinato. "Logré lo que quería. Estamos tranquilos porque ante la Justicia es culpable. Ahora hay que esperar la pena", le dijo Susana Barra a El Patagónico. La madre de Axel se había opuesto al acuerdo de juicio abreviado al que en febrero de 2017 habían llegado la Fiscalía y la defensa de Barrales, cuando buscaron homologar un nuevo juicio abreviado y unificar la pena en 12 años de prisión. En esa ocasión la jueza Daniela Arcuri había rechazado el acuerdo y de esa manera se llegó a juicio oral y público.

El tribunal de juicio conformado por los jueces Mariano Nicosia, Raquel Tassello y Jorge Odorisio, dio a conocer el viernes el fallo en el que declaró por unanimidad penalmente responsable a José Antonio Barrales por el homicidio de Axel Barra, ocurrido el 31 de marzo de 2016 en el barrio Máximo Abásolo.

El viernes 4 de mayo se conocerá el monto de la pena del delito por el que fue encontrado culpable Barrales, bajo la calificación de homicidio agravado por el uso de arma fuego en calidad de autor. “Logré lo que quería. Estamos tranquilos porque ante la Justicia es culpable ahora hay esperar la pena”, dijo Susana Barra a El Patagónico.

Los familiares y amigos de Barra habían empapelado el ingreso a la Oficina Judicial en pedido de justicia, con fotos de su rostro en las paredes. Susana recordó que la noche en el que le arrebataron a su hijo frente a ella, había sido el cumpleaños de Axel.

Iban a llevarle asado a la pareja de Axel y a la hija de ella, que habían quedado en su casa. “Cuando llegamos a la esquina nos empezaron a disparar, de frente, mi hijo al medio y nosotros (con su hija) al costado. Le decíamos que corra, que corra y él se quedó duro y mi hija al lado, me crucé otra vez al lado de él, y le dispararon a la pierna. Y dijo ‘ay me duele’. Ahí fue cuando le dispararon de atrás”, rememoró Susana. Esa imagen no se le borró más.

Habían decidido acompañar a Axel hasta su casa porque habían escuchado disparos desde “arriba” del barrio “y la policía anteriormente había tenido un enfrentamiento con ellos (el grupo agresor), se habían enfrentado, así que cuando llegamos ya estaba la policía arriba, observando todo y como ellos estaban en enfrentamiento con la policía decían que él (Axel) había llamado a la policía, pero en ningún momento lo hizo”, relató Susana sobre lo que ocurrió aquella noche del homicidio.

Axel Barra y José Barrales habían sido amigos. “Se criaron juntos, después hubo un problema, que ese chico había tenido un homicidio”. Las diferencias comenzaron cuando en el medio quedó un amigo de Axel que había sido testigo. Luego hubo un baleado en una pierna y Axel que decidió cambiar de vida.

“Ya había formado familia”, estaba en pareja con una joven que estaba embarazada y tenía una nena. “Se alejó a formar su familia, cambiar de vida, y eso parece que les molestaba. Cada vez que pasaba tiraban tiros al aire”, describe Susana sobre lo que sufría su hijo en el barrio.

Cuando a su hijo lo mataron frente a ella, estuvo un año sin dormir. A Susana Barra la atormentaba todo lo que había ocurrido, todo lo que había pasado esa noche. Cada vez que pasaba por esa esquina a buscar a la hija de Axel, parecía verlo tirado.

“Estuve en tratamiento mucho tiempo, dormíamos con miedo, el trauma es haber perdido a mi hijo, y por qué no hice nada, por qué no me tiré arriba. Pero la psicóloga nos dijo ‘si usted hacía eso los iban a matar a los tres’”.

Susana dijo que nunca presagió que ello iba a ocurrir. “Si los conocía desde chicos, nosotros hacíamos un asado y como eran amigos, estaban todos. Lo que más duele que eran amigos, está bien que cuando hay una enemistad se alejen, pero no da justificativo para hacer eso”, reflexionó

JUICIO ABREVIADO

AL QUE SE OPUSO

“Él (Barrales) había firmado un abreviado de cuatro años y no estaba conforme. El único que quedó detenido fue Barrales porque fue el único que le dio muerte final de espalda, cuando hicieron el abreviado, la juez lo rechaza. Cuando hicieron el abreviado yo estaba re mal, me larguÉ a llorar, porque dije la vida de mi hijo no vale cuatro años”, dimensiona Susana sobre aquel intento por llegar a un acuerdo por parte de la defensa particular del acusado y la Fiscalía.

“Ellos me citaron y me dijeron que firmara, y yo le dije que no iba a aceptar, me decían ¿para qué iba a ir a juicio?, que es un momento muy feo, revivir todo de nuevo, pero igual yo le dije que quería un juicio porque para mí no era justo. Porque él (Barrales) ya tenía una muerte y después sale y sigue matando y sigue firmando juicios abreviados”, cuestionó la madre de Axel.

El acuerdo de juicio abreviado que se había presentado en febrero del 2017 al que habían llegado el abogado Guillermo Iglesias y el fiscal Adrián Cabral había sido homologado parcialmente. En ese abreviado Barrales había aceptado una pena de 8 años de prisión, pero la jueza Daniela Arcuri lo rechazó.

Es que Barrales ya se encontraba cumpliendo otra condena de 8 años -por el homicidio de Gustavo Flores- y en el acuerdo se había propuesto unificar ambas condenas en 12 años de prisión.

En cambio, en esa oportunidad la jueza le dio continuidad al procedimiento para Gabriel Nahuelquir, Andrés Nopay y el adolescente J.B. también procesados en la causa por el ataque armado que derivó en el asesinato de Axel Barra. Los dos primeros recibieron una pena de 2 años y 6 meses de prisión en suspenso y el menor de edad un tratamiento tutelar.

Susana Barra quiere justicia, y lo justo para ella sería “15 años o 17 años” que Barrales reciba en la audiencia de cesura que se realizará el viernes que viene. “Ellos anduvieron amenazado a los testigos, gracias a Dios que vinieron a declarar”, denunció.

“El dolor nunca lo podés sacar porque nosotros vivimos con ese dolor, más allá de que yo tengo cinco hijos más, él era el más cariñoso, llegaba a la mañana a tomar mates, viejita despertate, el que se acostaba al lado de mi cama, y eso hoy por hoy no lo tengo. Me sacaron una parte mía, es como si te desgarraran la piel, es como si aún tuviera heridas, todas las noches”, se lamenta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico