Declararon vecinos de la plaza en la que mataron a Candela

Hoy continuará el juicio oral y público que se sigue contra Jorgelina Domínguez Reyes y Nicolás Almendra, acusados como autora y partícipe necesario, respectivamente, del crimen de Candela González. Ayer declararon en la Oficina Judicial de Trelew vecinos de la plaza en la que asesinaron a la adolescente y uno de los peritos del cuerpo médico.

El juicio por el homicidio de Candela González (14) continuó ayer en la Oficina Judicial de Trelew y el debate fue presidido por el juez José García, mientras que el tribunal se completó con Alejandro Defranco y César Zaratiegui. El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por los fiscales generales María Tolomei y Arnaldo Maza, mientras que la querella la ejerció el abogado Federico Espiro. La acusada, en tanto, fue asistida por la defensora pública, Flora Mollard, mientras que Ángela Gómez Lozano asesoró a Nicolás Almendra.

Hay que recordar que la adolescente fue baleada en la plaza del barrio Luz y Fuerza de Trelew en la tarde del 29 de abril del año pasado.

Durante la jornada de ayer se escucharon testimonios de vecinos del barrio, cuyas viviendas se encuentran cercanas al lugar del hecho y fueron los que oyeron los estampidos de los disparos, lo cual provocó distintas reacciones. Los que llegaron a la plaza pudieron observar el cuerpo de Candela y el acompañamiento de su principal amiga que lloraba e intentaba reanimarla. Dos de los que declararon ante el tribunal indicaron que la joven gritaba y en varias oportunidades dijo: “fue la gorda Jorgelina Domínguez”.

Una mujer que pasaba por la plaza junto a su hija pequeña alcanzó a ver cuando una mujer grande insultaba a otra más chica y dijo haber escuchado cuando le decía: “pendeja de mierda, te voy a cagar a plomazos…”. Agregó que enseguida trató de alejarse con su niña, a quien le dijo que así se expresaban “las mamás malas”. También refirió que escuchó un disparo y al darse vuelta vio caer a Candela, pero no pudo precisar más detalles porque prefirió irse del lugar.

En otro tramo de su declaración afirmó que vio un arma de fuego, pero que no podría precisar quién la llevaba.

Finalmente, el médico forense Rodríguez Jacob detalló aspectos de la autopsia y sus resultados, confirmando que el deceso se produjo por una lesión encefalocraneana, a partir del impacto de un proyectil de arma de fuego, explayándose sobre características de las heridas halladas en la cabeza y en el hombro que afectaron zonas vitales.

El Tribunal decidió pasar para hoy la continuidad del juicio. Será a partir de las 9 en la sala de la Cámara Penal de Trelew.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico