Defensoras piden que se anule el fallo y se absuelva a dos condenados por homicidio

Tres jueces de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia analizaron ayer la impugnación de sentencia por el homicidio de Walter Leiva. En el juicio de primera instancia, Aldo Camarda y Maximiliano Brizuela fueron condenados a 13 años de prisión por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. La Fiscalía pidió durante la audiencia de impugnación que se confirme el fallo. Las defensoras, en cambio, solicitaron que se anule el fallo, que se absuelva a sus asistidos o se readecue el delito en homicidio en agresión. El 28 de junio se conocerá la resolución del tribunal.

La audiencia de impugnación en relación al asesinato de Walter Leiva (22) fue solicitada por las defensoras públicas Lucía Pettinari y Viviana Barillari. La misma estuvo presidida por los jueces de cámara Guillermo Müller, Daniel Pintos y Martín Montenovo.

En primer término la abogada Barillari –que asistió al condenado Aldo Ezequiel Camarada- cuestionó que la plataforma fáctica del caso se enmarcaría en la figura de homicidio en agresión agravado por el uso de arma de fuego.

Respecto del supuesto plan común de su defendido, Maximiliano Brizuela y una tercera persona no identificada que habría participado del crimen “no tiene basamento ni explicación”, dijo. Remarcó que en el juicio “hubo un déficit probatorio en cuanto a la autoría, no se pudo probar cuál de las tres personas efectuó el disparo que provocó la muerte a Leiva”.

También destacó el voto en disidencia del juez Martín Cosmaro al sostener que “la duda es insuperable”. Mencionó que el jefe de Criminalística (Cristian Cayún) sostuvo que posiblemente hubo un enfrentamiento armado. Por esa razón, la defensora pidió que se anule el fallo condenatorio contra Camarda y se dicte su absolución; y subsidiariamente se recalifique el delito a homicidio en agresión.

En el mismo sentido se expresó Pettinari quien defendió a Brizuela. Pidió su absolución por orfandad probatoria y subsidiariamente que se modifique la calificación jurídica como lo expuso su colega. Recordó que en la audiencia preliminar –donde se elevó la causa a juicio- el juez cuestionó la participación de su asistido como primaria.

Luego, la Fiscalía “cambia la plataforma fáctica y coloca a Brizuela como coautor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. Entonces, “la duda en relación a Brizuela es insuperable”, analizó.

PLAN PARA MATAR

La fiscal general Camila Banfi requirió que se mantenga la condena impuesta sobre los imputados como coautores del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, como también la pena de 13 años impuesta.

Argumentó: “el voto de la mayoría del tribunal de primera instancia fue el más adecuado por el valor dado a la prueba rendida en debate. El testimonio de un testigo ocular coincide con la pericia de Cayún y hay coherencia en los mismos”.

Respecto del móvil del asesinato la acusadora pública agregó que un testigo declaró la existencia de “bandas antagónicas que hace varios días se enfrentaban a tiros. También existió una convergencia intencional, un plan común para cometer el homicidio”, sostuvo.

El ataque que derivó en el crimen de Leiva se produjo a las 7:15 del 28 de febrero de 2017 en un pasaje próximo a las calles Adela Small, Los Ciruelos y Gansos Verdes del Máximo Abásolo.

Según la imputación, los condenados y una tercera persona no identificada dispararon en dirección a la vivienda de Leiva. Este le dijo a su pareja que sacara a la hija de la casa mientras intentaba encender un auto que no arrancaba.

El joven efectuó dos disparos hacia sus agresores y según la Fiscalía después Camarda se ubicó más cerca para tener una mejor posición. Así lo abatió de un tiro en la cabeza y al verlo caer comenzó a efectuar saltos de festejos y manifestó: “le di, le di”. La víctima fue hospitalizada y murió dos días después.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico