Déjà vu: marcas reclaman cambio en impuesto interno

A raíz de la devaluación cada vez más modelos cotizados en dólares comienzan a pagar el gravamen. Automotrices reclaman una suba del piso antes de 2019 para evitar distorsión del mercado.

Las quejas de las automotrices por la falta de actualización del piso por el cual los vehículos comienzan a pagar impuestos internos creció en los últimos días a causa de la suba del dólar, que lleva a que cada vez más vehículos ingresen en los límites fijados por el Gobierno.

Como el límite está fijado en pesos, el impacto es mayor en las marcas importadoras que tienen sus listas de precios dolarizadas. Así, mientras con la llegada de Mauricio Macri la segunda escala afectaba a vehículos de u$s80 mil, hoy por la crisis cambiaria incluye a modelos de menos de u$s50 mil de valor al público.

Las modificaciones de las escalas fue una media que el sector recibió con optimismo, ya que corrigió distorsiones del mercado que se habían generado durante el final del kirchnerismo, con autos medianos de fabricación nacional con incrementos de más del 50% del valor real a causa del mal llamado “impuesto a los autos de lujo”. Sin embargo, las automotrices, en especial los importadores, bregaban por la eliminación total del impuesto.

Sin embargo, ahora la situación empieza a acercarse a lo que sucedia previo a la llegada de Cambiemos al gobierno. Y el mercado automotor espera una corrección previa a enero de 2019, fecha prevista para la próxima actualización.

Los primeros días de este año, la Casa Rosada eliminó la primera escala ($380.000 de precio mayorista) y quedó una sola línea de fuego, a partir de los $900.000. Con el dólar a $28, ese límite es u$s32.000, previa aplicación de otras tasas e impuestos.

“Para una gran mayoría de modelos pasar a pagar el impuesto implica pasarse de precio y para el cliente pagar un 25% más por el mismo auto no tiene sentido alguno. Eso también se penaliza en el pago de seguro y patente, generando adicionalmente un conflicto con aquellos que pagaron sin impuesto y ven que sus unidades son “revaluadas” debido al precio inflado artificialmente de los precios con impuesto”, dijeron fuentes del sector. “De esta manera se consigue que desaparezcan modelos, precios y referencias”, agregaron.

Desde muchas marcas se pide por la anulación del impuesto interno con el objetivo de “transparentar el mercado y volver a la situación anterior a 2008 cuando se reinstauró este gravamen que estaba suspendido desde 2001”, señalaron desde una firma importadora.

Para concluir: “Es entendible que la agenda de corto plazo del Gobierno tenga otros temas como prioritarios, pero también es necesario para la industria que se establezcan las correcciones necesarias”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico