Demoras en el aeropuerto: ¿cómo pasar las horas de espera?

Algunas propuestas para aliviar las tediosas horas de espera cuando los vuelos se cancelan o posponen. Desde salas de entretenimientos, servicios gastronómicos, salas VIP, paseos de compras, majaes y yoga, son algunas de las posibilidades que ayudan a matar el tiempo.

No solo en Argentina ocurren contratiempos que obligan a los pasajeros a permanecer en el aeropuerto por largos periodos de tiempo. Desde una medida gremial a una tormenta, la erupción de un volcán o razones de seguridad, muchas veces los aeropuertos del mundo cancelan sus operaciones, o las suspenden por un tiempo determinado.

Algunas ideas y consejos sobre qué hacer en los aeropuertos si se debe esperar mucho hasta abordar el vuelo.

En principio, es bueno tener presente que en todo aeropuerto hay un mostrador de información: ese es el punto de partida. Las terminales de la Argentina no son precisamente las que más servicios o entretenimientos ofrecen. Locales comerciales y gastronómicos, alguna farmacia, librería, y filas de sillas para pasar las horas. En sala de información darán todos estos datos.

Para quienes viajan en familia, el aeropuerto de Ezeiza inauguró hace poco “El Club de pequeños Viajeros”, espacio de juego para chicos en la zona de preembarque de la Terminal A. Los padres pueden usar gratis los cochecitos, los locales gastronómicos ofrecen un “menú Kids”. Además, en el preembarque de la Terminal B se instaló un photopoint, área pensada para que chicos y adolescentes puedan tomarse fotos, y se proyecta inaugurar en poco tiempo, en el sector de check in de la Terminal A, un área de descanso y una plataforma de juegos para chicos.

En el país funciona la red Aeropuertos VIP, de Aeropuertos Argentina 2000, con salas en Buenos Aires (Aeroparque y Ezeiza), Córdoba, Bariloche, Mar del Plata, Tucumán, Salta, San Luis, Mendoza, Iguazú, Neuquén y San Juan. Además de gastronomía, baños, conexión, relax o material de lectura, ofrece asistencia en arribos y partidas, bonificaciones en estacionamiento, agilización de trámites migratorios y retiro y asistencia de equipaje en Ezeiza.

En Ezeiza también están los salones de American Airlines / Iberia, LAN (miembros de OneWorld), Star Alliance, American Express (Centurion) y Aerolíneas Argentinas (miembro de Skyteam). A este último puede ingresar todo pasajero que viaje en clase Business de Aerolíneas o miembros de Skyteam y aerolíneas con acuerdo, como Emirates, además de pasajeros de categorías altas de Skyteam y Aerolíneas que vuelen por alguna aerolínea de la alianza.

En los grandes aeropuertos del mundo, la cantidad y variedad de salas VIP es inmensa. Puede acceder a muchas de ellas si dispone de una tarjeta de crédito internacional corporativa o de compra con alto nivel de consumo; si es miembro del club de fidelidad o es pasajero frecuente de una compañía aérea; si tiene suficientes millas para canjear o si tiene un pasaje en Primera Clase o Business. Finalmente, puede pagar para entrar. El precio varía en cada ciudad y depende de los servicios incluidos. El servicio Priority Pass, por ejemplo, ofrece acceso a más de 600 salones VIP en todo el mundo, y se puede contratar previamente por Internet.

Los salones VIP cuestan, pero seguramente usted viaja con su celular, y probablemente una notebook, tablet o lector de libros digitales. Entonces, tome el recaudo de cargar previamente un libro, película o serie para amenizar la espera, y auriculares, por el sonido ambiente. Elíjala antes, porque en algunos aeropuertos el wi-fi no es gratuito, o es muy lento. Si está acostumbrado a ver películas online, puede pre-cargarlas en la memoria del navegador y luego, sin cerrar el programa, verlas en el momento y lugar que prefiera, sin conexión a Internet. Eso sí, se debe ir con la batería cargada. Algunos aeropuertos cuentan con pocos enchufes, o bien no son compatibles por el voltaje o el tipo de ficha. Y reserve siempre una línea de energía hasta llegar a destino, por cualquier inconveniente que pudiera surgir en el traslado.

Muchos aeropuertos internacionales, sobre todo esos enormes, permiten visitar otras terminales. Puede no ser lo más atractivo, pero sin dudas ayuda a apaciguar la espera, descubrir nuevos comercios y viajar -gratis- en trenes o buses entre un punto y otro. Los pasajeros más organizados, si saben que tienen varias horas de espera, pueden hacer un mini paseo por la ciudad. Con los trámites de migraciones hechos, si se tratase de un vuelo internacional, y con la tarjeta de embarque en mano, en general se puede salir del aeropuerto (esta posibilidad depende de distintos factores). Se recomienda definir claramente la distancia y el tiempo de traslado al destino deseado. Por ejemplo, puede elegir un atractivo turístico o centro comercial cercano, teniendo en cuenta siempre el “factor tránsito”.

Además cada vez son más los aeropuertos que ofrecen sesiones de masajes express reconfortantes, y algunos también tienen gimnasio -como el Baltimore Washington International- o espacios de yoga -San Francisco, Chicago-O’Hare, Dallas-Fort Worth, Burlington-Vermont, etc.- Otros ofrecen interesantes servicios de actividades gratuitas, que pueden ir desde chapuzones en piletas a visitas a museos, como algunos de Japón, Singapur, Taiwán y Turquía, para pasajeros que hagan escalas de al menos 6 horas.

Algunos tienen incluso entretenimientos inesperados: el aeropuerto de Corea del Sur tiene pista de hielo; el de Hong Kong, sala de cine 4D; el de Qatar, un hotel de tránsito -puede usarse por horas- con piscina, balneario, canchas de squash y exposiciones de arte; y el de Munich, mini golf, cabinas NapCab que se contratan por horas para una siesta privada y, por temporadas, una piscina con olas para surfear.

CONSEJOS

Ande liviano. Si es posible, despache el equipaje directamente al destino final, para andar liviano de bultos y con las manos libres para recorrer un free shop o caminar de una terminal a otra. Algunos aeropuertos ofrecen servicio de lockers o depósito donde se puede guardar el equipaje durante un tiempo. Y no lleve bolsos con largas manijas; mejor mochilas o valijas con rueditas.

Organice y anticipe. Ubique la puerta correspondiente a su abordaje, chequee que los datos del avión (número de vuelo, horario y destino) sean correctos. En muchos aeropuertos (especialmente los latinoamericanos y del este de Europa), las puertas de embarque pueden cambiar hasta media hora antes del horario fijado para la salida.

Planifique. Segmente las opciones disponibles para pasar el tiempo. De esta manera, la espera será más llevadera y evitará andar vagando sin rumbo por la terminal. Por ejemplo: lea un rato, luego dé un paseo, más tarde visite algún comercio, tome un café, luego lea otro poco más.

Si viaja con niños, averigüe si el aeropuerto cuenta con espacio de juegos gratuitos. Y trate de que el niño elija un “compañero” de viaje –un peluche o dispositivo electrónico– que lo ayude a calmar la impaciencia.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico