Denuncian episodios de violencia en la guardia del Hospital de Rawson

Días tensos en un lugar clave del nosocomio capitalino. Piden paciencia a quienes concurren porque ya hubo escenas de violencia. Hay poco personal.

Es incesante la cantidad de vecinos que cada día acuden a la guardia del Hospital Santa Teresita de Rawson por presentar síntomas de Covid y otros tantos solicitan asistencia de la ambulancia. En la Guardia se atiende de a un paciente respiratorio por vez, lo que genera algunas situaciones de violencia como la semana pasada, cuando rompieron los vidrios de la puerta de ingreso. El personal sanitario también confirmó –según Jornada- que de madrugada es cuando se incrementa el número de consultas de pacientes con Covid.

Un punto crítico del Hospital es la Guardia. Su coordinador, Oscar Oviedo, explicó que el personal “se encuentra bastante agotado y hay poco recurso”. Por la pandemia también sufren merma del personal, como le tocó a él “de estar con ocho personas aisladas dentro del grupo de trabajo y a la guardia no se le puede echar llave, así que le pedimos a la gente que tome conciencia y nos acompañe a nosotros también que estamos cansados”.

En la Guardia “somos catorce enfermeros para las 24 horas, pero no damos abasto; en un momento estuvo funcionando con sólo seis enfermeros porque ocho tuvieron contacto estrecho. También tuvimos dos positivos y se nos complicó mucho”.

“De madrugada se da la mayor cantidad de pacientes que llegan a la guardia, porque la gente se acuesta y empieza a sentir la falta de aire o se siente raro y acuden al hospital enseguida”, acotó.

“A la ambulancia también se la llama muchísimo y el enfermero de la guardia tiene que ir a atender el teléfono, los pacientes que golpean la puerta, asistir en la ambulancia y cuando entra un respiratorio demanda un tiempo considerable”, enumeró.

Sobre la forma de trabajar explicó que normalmente el paciente llega acompañado pero ingresa solo a la guardia. El familiar queda afuera. Y relató algunas escenas de violencia que se registran en el servicio como cuando “nos rompieron los vidrios de la puerta de ingreso a la guardia, o insultos, porque la gente está saturada y quiere respuestas, atención rápida y cada paciente demanda un tiempo importante, y para atender el próximo porque cada vez que sale un paciente hay que desinfectar la guardia porque no podemos correr el riesgo de que nos entre un negativo donde hubo un positivo y se nos contagie dentro del hospital”.

Sobre el incidente en la puerta narró que “estaba la gente ocupada con un paciente respiratorio, con una urgencia y vino un paciente ebrio con un grupito que habían estado tomando todos, entraron a patear la puerta de la guardia, insultando y agrediendo verbalmente al personal y rompieron los vidrios de la guardia”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico