Denuncian que escuelas privadas obligan a dar clases siendo positivo

Desde SADOP manifestaron que en las últimas semanas se estableció una suba en casos positivos y aislamientos por contactos estrechos. Cada institución tiene su protocolo pero hay establecimientos que obligaban a docentes a seguir trabajando pese a ser positivos.

Comodoro comienza a volver lentamente a una normalidad que permita mantener niveles cotidianos de las actividades productivas. También se aprobó el regreso de las clases presenciales de manera escalonada dentro de los establecimientos que cuenten con la infraestructura y el personal que lo permita.

En las escuelas de gestión privada y semiprivada se respeta un protocolo macro (establecido por el Ministerio de Salud de Chubut) y otro que elaboró cada directiva en busca de cuidar a su comunidad educativa. Es por eso que muchas instituciones en Comodoro llevan a cabo aislamientos de 15 días cuando se presenta un caso positivo o un contacto estrecho. Todo es seguido de cerca por las autoridades provinciales y gremios.

Sin embargo, el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) denunció que hay instituciones que obligan a los trabajadores a dar clases pese a ser positivos de coronavirus. “Tenemos casos que se han denunciado porque no querían obedecer lo que determinó Salud. Se ha intimado a ajustarse o a cerrar como corresponde”, explicó Carolina Rubia, secretaria general de SADOP.

En diálogo con El Patagónico, la dirigente gremial aseveró que este tipo de situación no es nueva. “Cuando no teníamos presencialidad querían hacer presencialidad. Cuando tenían un caso sospechoso solamente aislaban a los alumnos y no a los docentes. O se pasaba a los docentes a otra burbuja con todo lo que esto significa”, cuestionó.

CHANTAJE LABORAL

Este panorama se repite en distintas escuelas de gestión privada y semiprivada de Chubut. “Hubo casos en Comodoro y Sarmiento. Son algunas escuelas cuyos propietarios piensan que pueden hacer y deshacer a su antojo. Hicimos la denuncia ante los ministerios de Educación y Salud, pero también en la Secretaría de Trabajo. Si en un lapso no se regulariza, se judicializa”, advirtió.

“Después de la denuncia han tenido el llamado de atención de la directora de Educación Privada. Entendemos que la situación se encaminó pero estamos monitoreando constantemente a través de los delegados y docentes porque no hay otra forma de saberlo tampoco. Sigue la metodología de siempre: amenazas a los docentes para que no denuncien porque pueden cerrar las escuelas y se pueden quedar sin trabajo”, señaló Rubia.

La dirigente de SADOP también advirtió que en las últimas semanas se detectó un incremento de casos positivos. “En la primera parte del año del comienzo del ciclo lectivo no tuvimos muchos casos, pero vemos que se incrementa la cifra en estos últimos días. Tenemos compañeros que están contagiados y sabemos de algunos trabajadores que han estado en una situación compleja porque han sido internados”, destacó.

Rubia manifestó que las burbujas existen pero todos los días hay nuevos aislados. “Hay burbujas que todo el tiempo se están aislando porque los alumnos son positivos o contactos estrechos. Todos los días tenemos noticias con respecto a eso. La escuela no está exenta a la situación que vive cada ciudad”, afirmó.

“Los vaivenes de estar todo el tiempo dos semanas presenciales y otras dos en casa genera una serie de complicaciones pero está claro que lo que contagia no es la escuela. Lo que produce el contagio es todo lo que implica el circuito de la escuela. Es ahí cuando se complica”, agregó.

Comodoro y Puerto Madryn son dos de las localidades que presentan altos índices y complica que continúen las clases presenciales. Sin embargo, Rubia cuestionó la reacción tardía del Gobierno provincial, sobre todo cuando los casos fueron en aumento.

“Hay mucho compromiso de sentido colectivo con respecto a esto porque sabemos que debemos cuidarnos y también cuidar a los alumnos”, sostuvo la dirigente de SADOP.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico