Denuncian que está libre el joven acusado de matar a hombre en la fiesta de 15 de su hija

Alfredo Paparini (76), padre de Juan Pablo, contó que vive una “situación difícil” tras la liberación del joven, a la cual se opuso en su momento el fiscal del Fuero Penal Juvenil de San Martín, Néstor Grimaldi.

 La familia de un hombre que fue asesinado durante el cumpleaños de 15 de su hija en una quinta de la localidad bonaerense de Tortuguitas, hace un año, denunció que un joven que está acusado del crimen y fue declarado “peligroso” permanece en libertad mientras se define si es o no inimputable.

La víctima fue Juan Pablo Paparini (37), por cuyo homicidio hay un detenido y un prófugo mayores y un muchacho que tenía 17 años al momento del hecho y que está libre porque de acuerdo a peritajes tiene “un retraso mental moderado a severo”, pero es “peligroso para sí y para terceros”, según informaron fuentes judiciales.

Alfredo Paparini (76), padre de Juan Pablo, quien trabajaba como empleado de correo cuando fue asesinado, contó que vive una “situación difícil” tras la liberación del joven, a la cual se opuso en su momento el fiscal del Fuero Penal Juvenil de San Martín Néstor Grimaldi.

Recordó que el acusado del homicidio, ahora de 19 años, fue detenido en marzo en la estación de trenes de la localidad bonaerense de Don Torcuato, luego de que un familiar lo reconociera por la voz, ya que tiene una “dicción defectuosa”.

Tras la captura, se le hicieron peritajes psicológicos y psiquiátricos que, además del retraso mental, determinaron que “no tiene registro de sus actos ni de las consecuencia negativas y no se identifica emocionalmente con la situación”, dijeron las fuentes consultadas.

Luego de que permaneciera detenido tres meses en el Instituto Almafuerte, el juez de la causa, Carlos Gallardo, dispuso el sobreseimiento y la libertad del joven, confirmada por la Cámara de Apelaciones, pese a la oposición del fiscal.

“Creo que el juez se apuró un poco en liberarlo porque no esperó a que estuvieran terminados todos los estudios. Dicen que tiene un retraso, pero cuando entró a mi casa no necesitó un apuntador para hacer lo que hizo”, sostuvo Paparini.

EL HECHO

La noche del 16 de diciembre de 2013 se celebraba el cumpleaños de 15 de Lucía, la hija de Juan Pablo, en la casa de sus abuelos, Alfredo y Raquel, ubicada en Tortuguitas, partido de Malvinas Argentinas.

Según declararon los testigos, poco después de que cortaran la torta, cerca de las 2, un joven entró vestido con una gorra policial, armado y gritando como si fuera un allanamiento: “¡Policía, droga, quietos!”.

Otro cómplice llevó a Raquel hacia el fondo de la propiedad en busca de dinero, mientras que los demás comenzaron a robarle a los invitados de una forma muy violenta.

“Yo creí que era algo preparado por los compañeros de mi nieta, pero no. Eran tres, el más joven le apuntó a un nene de cinco años y decía que lo iba a quemar”, recordó Paparini.

La amenaza hizo reaccionar a varios invitados que hicieron que los ladrones escaparan hacia la puerta para golpearlos y en ese momento el adolescente habría disparado su revólver, provocando graves heridas a Juan Pablo, que murió luego en el hospital.

Los ladrones escaparon, pero a uno de ellos, Julio Argentino Díaz (32), se le cayó una mochila con el DNI y la cédula verde de su moto, y a otro, Marcos Falcón, el celular, por lo que fueron identificados.

No obstante, a Díaz lo detuvieron en la provincia de Catamarca recién en setiembre y Falcón sigue prófugo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico