Denunciaron a una médica a raíz de la muerte de un bebé por causas dudosas

Benjamín tenía un año y tres meses y el domingo 8 de abril comenzó a tener problemas respiratorios. Ese día sus padres lo llevaron dos veces a la Clínica del Valle donde lo revisó la misma profesional y no lo medicó. Luego lo trasladaron al Hospital Regional donde lo estabilizaron porque tenía problemas para respirar y al día siguiente regresó al centro asistencial y lo internaron en terapia intensiva. Finalmente, el martes 10 le diagnosticaron muerte cerebral y fue desconectado dos días después cuando se le practicó una ablación de órganos. Los padres denunciaron a la médica en la Policía y hoy la ratificarán ante la Fiscalía.

Laura Yáñez y Jorge Musiquel son los padres de Benjamín y ayer se presentaron en la redacción de El Patagónico para hacer pública la denuncia por presunta mala praxis contra una médica que trabaja en la Clínica del Valle. La profesional fue la primera en atender al bebé que falleció cuatro días después en el Hospital Regional.

Con la angustia a cuestas, los padres del bebé de un año y tres meses contaron que todo empezó el sábado 7 de abril, cuando Benjamín comenzó a tener una tos leve. Al otro día su cuadro empeoró y Laura y Jorge decidieron llevarlo a la guardia de la Clínica del Valle. Eran las 2:40 y luego de unos minutos la profesional -que se habría recibido en 2016- los atendió, auscultó los pulmones del bebé y le miró la garganta.

“Me dijo que el nene tenía una angina viral, que no le dé nada, que se le iba a ir solo”, contó Laura.

La pareja y el pequeño volvieron a su casa. Sin embargo, esa misma tarde decidieron llevarlo nuevamente al centro asistencial porque Benjamín tosía y estaba molesto. Eran las 18, y los atendió la misma doctora. “Le escuchó los pulmones y dijo ‘no es nada, mamá’”, recordó Laura.

La profesional finalmente le diagnosticó bronquiolitis y le dijo a la pareja que fuera a su casa. Enojada con la atención, Laura decidió llevar a su hijo a la guardia del Hospital Regional. “Una enfermera le puso el broche de saturación que te dice cómo está el oxígeno en sangre y me dijo: ‘no, mamá, está re agitado’”, recordó desconsolada.

En el hospital público el pediatra lo estabilizó hasta las 23:30 de ese domingo y una vez que el bebé mejoró su estado le dio el alta médica. Pero cuando volvieron a la casa, Benjamín empeoró. “Dormía de a ratos y respiraba mal”, dijo la mamá.

Así, a las 5:30 del lunes 9 decidieron llevarlo nuevamente al Hospital Regional. Allí lo recibió el mismo pediatra, quien decidió internarlo porque Benjamín necesitaba oxígeno.

“A las 7 lo internaron en sala común, el oxígeno era poco y lo pusieron con mascara hasta las 23 del lunes con el oxígeno que estaba al máximo”, detalló su madre.

También le efectuaron placas, análisis de sangre y otros estudios.

Luego el bebé fue derivado a la terapia infantil porque requería mayor cantidad de oxígeno. “Lo pusieron en la cámara BNI que es una ventilación invasiva que ayuda al nene a respirar. El doctor tenía esperanzas de que con eso se iba a estabilizar. Benja estuvo una hora y media, y decidieron entubarlo”, recordó la madre.

MUERTE Y DENUNCIA

Durante la madrugada del martes 10 Benjamín sufrió un paro cardíaco. Fue reanimado durante 50 minutos y los médicos lograron que volviera a latir su corazón. Pero el tiempo fue mucho y la falta de oxígeno en su cerebro le ocasionó muerte cerebral.

Ese mediodía los médicos confirmaron el deceso del bebé a través de un test de apnea. Y a pesar del dolor la familia de Benjamín aceptó donar sus órganos y se ablacionaron las válvulas cardíacas.

Previo a ello, los especialistas del INCUCAI le realizaron un electrocardiograma donde “salió que Benjamín tenía un corazón perfecto”.

Sin embargo, Laura asegura que “el doctor que estuvo al momento de entubarlo” les dijo “que Benja tenía cardiopatía de base, o sea, que tuvo problemas de corazón de nacimiento”.

Por esa razón, “ahora no sabemos si tenía un corazón malo que nunca se controló o si su corazón estaba bien. También es raro porque me dicen que tuvo un paro porque el corazón le andaba mal de nacimiento ... ¿y cómo pudo hacer donación de válvulas cardíacas?”, se pregunta la madre.

Los padres de Benjamín efectuaron ayer una denuncia en la Seccional Segunda contra la médica que los atendió en la Clínica del Valle y hoy al mediodía la ratificarán en la Fiscalía donde anteriormente no les quisieron tomar la misma.

Pese al dolor la pareja pide mayor responsabilidad a las clínicas privadas, y dejan un dato crucial: “Yo fui al Colegio de Médicos y me dicen que a esa doctora no la conocen y no está registrada en Comodoro como pediatra. Se llama Katia Benko, queremos que se fijen a quienes traen de doctor y no que lo pongan como pediatra si parece que es medica naturista”, sentenciaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico