Denzel Washington se pone en la piel del "gangster americano"

El excelente thriller dirigido por Ridley Scott y protagonizado por Denzel Washington, Russel Crowe, Cuba Gooding, Jr., Josh Brolin, Ted Levine y John Hawkes se exhibe en el Cine Teatro Español.

Basada en una historia real, «Gangster americano» cuenta cómo Frank Lucas, un hombre de negocios salido de las calles de Harlem, ascendió a la cúspide del poder en los años setenta y se convirtió en el traficante de heroína más despiadado de su tiempo.
Esto no pasaría inadvertido para Richie Roberts, un policía duro acostumbrado a la calle. Los caminos de estos dos hombres se cruzarían a medida que se iban aproximando a un enfrentamiento que no sólo marcaría sus vidas, sino que además alteraría el rumbo de toda una generación de neoyorkinos.
La leyenda del traficante, hombre de familia, verdugo y líder ciudadano Frank Lucas se contó por primera vez hace ocho años en The New York Magazine, en un artículo firmado por el periodista Mark Jacobson. Corría el año 2000 y el productor Nicholas Pileggi, que había sido coguionista de «Casino» junto con Martin Scorsese, presentó el periodista a Lucas, momento en que empezó un viaje durante el cual el otrora gangster contó su increíble auge y caída a Jacobson. La asombrosa historia de este no menos asombroso personaje empieza cuando vio como el KKK (Klu Klux Klan) asesinaba a su primo en La Grange, Carolina del Norte, seguía con los años en que ganó alucinantes sumas de dinero mediante la venta de drogas y acababa con una condena de por vida en prisión.
A continuación, Jacobson redactó «The Return of Superfly», el artículo donde profundizaba en la compleja historia de un hombre pobre que se mudó a Harlem y que consiguió introducirse en el naciente tráfico de heroína a gran escala, llegando a gobernar el imperio neoyorkino de la droga.
Vendiendo un producto más puro y más barato a los miles de adictos de la época de la Guerra de Vietnam, Lucas amasó una fortuna que se estimó en decenas de millones de dólares. Pero no pudo evitar llamar la atención de la justicia. Si no hubiera traficado con una sustancia ilegal de las más letales, habría sido aclamado como uno de los hombres de negocios más inteligentes de la década, por haber levantado una empresa familiar de tal envergadura.
Fascinado por este artículo, el productor Brian Grazer adquirió los derechos del proyecto para Imagine Entertainment y, a continuación, habló con el guionista Steve Zaillian para que escribiera el guión. Para la realización, en un principio se pensó en contratar a Antoine Fuqua, quien había dirigido a Denzel Washington en «Día de entrenamiento», pero la iniciativa no se concretó debido a que, en 2004, Universal Pictures detuvo el desarrollo del proyecto.
Mientras pujaba porque Universal diera marcha atrás en esa decisión, Grazer habló con Ridley Scott para que se ocupara de lograr que el proyecto llegase a buen puerto.
El realizador británico, conocido por cuatro décadas de creaciones que abarcan desde clásicos de la ciencia ficción como «Alien» y «Blade Runner» hasta dramas como «Thelma y Louise», «Gladiador» y «Hannibal», halló interesante la ética nada clara tanto de Lucas como de Roberts y le pidió a Zaillian que diera mayor importancia a este último.
A Scott le interesaba la paradoja que representaba, por un lado, la vida familiar irreprochable del traficante, frente a la vida personal destrozada del policía que, además, se había ganado enemigos entre sus propios compañeros por haber mostrado rasgos de honestidad «poco convenientes».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico