Depure su cuerpo con suavidad

El drenaje linfático, desarrollado por el fisioterapeuta Emil Vodder en 1932, consiste en aplicar suaves manipulaciones con las que se estimula el sistema linfático, ayudando al cuerpo a canalizar la linfa, un líquido transparente cargado de proteínas, bacterias, grasas (sustancias de deshecho) que no han podido ser asimiladas por el sistema venoso.

Por: Lic. Valeria Pasotti. Terapista física. M.P.Nº: 0102


El drenaje conduce la linfa hacia los centros depuradores del organismo, los ganglios linfáticos. Además esta especie de masaje facilita la reabsorción de acumulaciones de líquido intersticial que se deposita entre las células cuando existen interferencias en la circulación linfática.

Se trata de un masaje muy sutil, destinado a movilizar el líquido de nuestro cuerpo, algo sumamente importante si tenemos en cuenta que entre el 60-70 % del cuerpo está formado por líquido, que facilitará una pérdida de volumen corporal y una reducción de la celulitis.

ASI FUNCIONA

A pesar de que pasa desapercibido, pues no suele doler, el sistema linfático es crucial para mantener la salud. Además de depurar el organismo es el encargado de producir las células defensivas o linfocitos. Este sistema está formado por una red de vasos que llevan la linfa, en su recorrido encuentra los ganglios o “estaciones” de la linfa.

En determinadas situaciones la linfa puede hacerse densa y su circulación difícil, entonces no sentimos dolor pero sí migrañas .Se forman edemas o hinchazones en diferentes partes del cuerpo.

COMO ES UNA SESION
DE DRENAJE LINFATICO
A simple vista las manipulaciones del fisioterapeuta parecen caricias pero sus manos realizan movimientos estudiados minuciosamente para empujar la linfa.

La linfa circula 5 veces más lenta que la sangre por lo que el ritmo es lento.
Se empuja la piel hasta el límite de su elasticidad, aunque no tiene que resbalar ( por eso no se usan cremas). El ambiente de trabajo es sereno y agradable, sin ruidos ni luces directas.

La duración de cada sesión suele ser de media hora como mínimo, pues es una terapia que debe hacerse sin apuro.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico