Desde 2018, el 8& de la luz debe ser de fuentes limpias

La Ley 27.191 de energías renovables aprobada a fines de 2015 y reglamentada en marzo siguiente establece que el 8% de la electricidad que consuman los grandes usuarios, entre ellos 8.000 empresas, deberá provenir de fuentes alternativas como el sol, el viento o pequeñas centrales hidroeléctricas, entre otras. La norma además impulsa a que en 2025 ese porcentaje aumente al 20%.

La reglamentación incluye un punto clave: la creación de un Fondo Fiduciario de Energías Renovables por $12.000 millones destinados a financiar los proyectos de generación que contemplen la venta de energías no contaminantes.

Otra novedad es que los grandes usuarios tienen la posibilidad de elegir proveedor gestionando por sí mismos la compra de energía renovable. Entonces las empresas podrán adquirir energía limpia de tres maneras: quedándose en Cammesa, instalando lo necesario para producir la energía en sus propias plantas o comprando energía a un generador privado. Algunas empresas ya comenzaron el proceso de autogeneración, mientras que otras -quizás la gran mayoría- se quedará con Cammesa.

En definitiva, se busca que las grandes empresas en lugar de gastar en comprar energía eléctrica gasten en comprar energía renovable. Otro beneficio derivado es que genera nuevos empleos, por caso, cada parque eólico implica 500 puestos por dos años.

En tanto, hace una semana en la Cámara de Diputados avanzó otro proyecto de ley enfocado en el consumo doméstico. La iniciativa prevé habilitar a los usuarios residenciales y pymes a generar su propia energía renovable e inyectar y vender el excedente que produzcan en la red de distribución.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico