Despedida al mítico escarabajo

El auto más emblemático de Volkswagen dejó de fabricarse. Su historia se remonta a 1938 y dio origen a la marca alemana.

Volkswagen dijo adiós a la producción del “Beetle” tras concluir el ensamblaje, en su planta mexicana de Puebla, de la última unidad de este vehículo heredero del legendario”Escarabajo”, “Fusca”, “Coccinelle” o “Vocho”, como se lo ha nombrado en diferentes partes del mundo.

El último “Beetle”, de un reluciente azul metálico, encendió motores y entre música de mariachis, vivas y aplausos, salió de la línea de montaje para rodar unos metros hasta una plataforma de exhibición.

“Gracias Beetle”, decía un arco colocado encima de la plataforma, rodeada por empleados que participaron en la producción. El modelo sumó más de 1,7 millones de unidades desde que en 1997 empezó a ser ensamblado en la planta de Puebla, una de las mayores de Volkswagen en el mundo.

Decenas de obreros se reunieron desde muy temprano para dar los últimos toques a la flamante unidad, cuyo ensamblaje demandó unas siete horas. Esta fue la segunda generación del Beetle.

Este fue sucesor del sedán concebido en 1938 en Alemania en pleno auge del nazismo y que fue producido hasta 2003, cuando salió el último modelo también de esta planta en México. El Escarabajo fue el auténtico auto del pueblo al ser “bueno, bonito y barato”, como lo definen sus aficionados.

Pero a diferencia del escarabajo, el Beetle apuntó a otro público, ya que su precio duplicaba el de otros modelos del segmento. Las ventas del Beetle en Estados Unidos, principal mercado de exportación de autos producidos en México, cayeron en los últimos años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico