Después de 31 años de inactividad, el ramal ferroviario vuelve a vivir

Con el objeto de implementar un tren turístico y de carga que una a la costa con la meseta patagónica, días atrás comenzaron las tareas de revisión y acondicionamiento de 283 kilómetros de vías que posibilitarán la rehabilitación del ramal Puerto Deseado-Las Heras que desde hace 31 años se encuentra inactivo. Todo está coordinado por el denominado Consorcio de Cooperación.

Caleta Olivia (agencia)
La obra, que apunta a tornar mucho más competitiva a la zona norte de la provincia Santa Cruz, demanda una inversión total de 8,3 millones de pesos y genera un centenar de nuevos puestos de trabajo.
Este ferrocarril, destinado a prestar servicios de pasajeros y de cargas, apunta a lograr beneficios tales como el fortalecimiento de las economías regionales, el incremento de la capacidad exportadora de la región, la potenciación de Puerto Deseado, así como el incremento de la demanda turística de la zona.
También se busca favorecer el desarrollo de nuevos polos de actividades conexas a las terminales multimodales y estaciones y la reducción de costos logísticos.
El reacondicionamiento de este ramal, que tiene una extensión de 283 kilómetros, prevé en un plazo estimado en seis meses. Las tareas incluyen limpiar y desobstruir las vías, perfilar el balasto, completar y reemplazar durmientes y terraplenes, cambiar los rieles de corrida, completar la señalización de los cruces públicos, realizar los cerramientos perimetrales, normalizar las torceduras de vías y desplazamiento de los rieles.
Para realizar estas tareas se conformó una UTE integrada por las empresas Herso-Sonis que cuenta con maquinaria especial que circula sobre los rieles y personal especializado, habiéndose también contratado en zona a operarios de varios oficios, incluyendo alambradotes y cocineros, además de personal administrativo.

MATERIAL EN BUEN ESTADO
Es oportuno recordar que a diferencia de lo que ocurrió en territorio chubutense, donde las vías del ramal que unían Comodoro Rivadavia, Holdich y Sarmiento fueron levantadas en gran parte de su extensión para ser vendidas como chatarra, las del ramal del norte santacruceño se mantienen en la traza original.
En este momento, de acuerdo al informe suministrado a Diario Patagónico por Daniel Alegre, presidente de la Asociación Amigos del Ferrocarril (entidad que forma parte del Consorcio de Cooperación), los trabajos están centralizados en los 18 kilómetros que van desde Puerto Deseado hasta Tellier.
Alegre dijo que el estado del material es “prácticamente impecable, aunque hay que cambiar un número aún no precisado de durmientes”.
Las tareas avanzarán luego hacia Jaramillo y se protegerán las antiguas estaciones y los tanques de agua que utilizaban las locomotoras a vapor, ya que esos elementos forman parte del patrimonio histórico.
Si todo transcurre de acuerdo a los plazos estimados, antes que finalice el mes de julio los trabajos de reacondicionamiento habrán concluido, al tiempo que se acelerarán las gestiones para traer el material rodante, sobre todo locomotoras diesel que se encuentran en un gigantesco taller de Rosario.
La reapertura oficial del ramal aún no tiene fecha fija, pero es un anhelo generalizado que ello se produzca el 20 de setiembre, cuando se celebre el centenario de la creación del Ferrocarril Patagónico.

ROL DEL CONSORCIO
El Consorcio de Cooperación Ferrocarril Deseado es una organización conformada por los intendentes de las ciudades por donde pasa el ramal (Puerto Deseado, Pico Truncado y Las Heras); los comisionados de fomento de Fitz Roy-Jaramillo y Koluel Kaike; el Instituto Argentino de FFCC y la Asociación Amigos del Ferrocarril Deseado.
Cabe destacar que es el segundo consorcio ferroviario a nivel nacional y en su primera etapa la presidencia recayó en la figura del intendente de Puerto Deseado, Luis Ampuero.
Entre sus objetivos está la puesta en marcha y administración y explotación del ramal; reparación el material rodante; gestionar la ampliación del ramal hasta Perito Moreno y Los Antiguos; ampliación al puerto de Caleta Paula; extensión al yacimiento petrolero Los Perales y la posibilidad de habilitar un corredor ferroviario bioceánico.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico