Después del femicidio, Phillips se refugió en un viejo colectivo

Un nuevo día de debate tuvo lugar ayer en la sala de la Cámara Penal ubicada en el sexto piso de los tribunales en Trelew enmarcado en lo que es el juicio oral y público por la muerte de Evelyn Lehr, ocurrida el 14 de junio de 2018 en la vivienda ubicada en el barrio 119 Viviendas y donde se acusa como autor a Carlos Archie Phillips.

El comisario Cristian Cayún, licenciado en criminalística y jefe de la unidad especial de Policía Científica, realizó una extensa deposición donde dio detalles sobre los relevamientos llevados adelante en el sitio de los hechos. Acompañándose de proyección de imágenes, el testigo expuso ante el tribunal acerca de los elementos colectados que sirven como pruebas para sostener la autoría del acusado.

Posteriormente, la mayoría de los testigos resultaron ser efectivos policiales actuantes en diversos procedimientos que permitieron reconstruir sobre las horas posteriores cuando Phillips llega a una estación de servicio que no está habilitada en la actualidad y donde se refugió en un viejo colectivo.

Las inspecciones oculares permitieron observar manchas hemáticas y otros elementos, a la vez que también ratificaron las actuaciones efectuadas al momento de la detención, ocurrida al día siguiente del suceso en los baños de la estación “Mica”, ubicada en las inmediaciones de la anterior.

El subcomisario Paulino Andrade, de la unidad de investigaciones, refirió que no se veía muy bien físicamente al imputado, que presentaba heridas visibles y estaba debilitado y tan solo respondió cuando se le pidió que se identifique, llamándole la atención que no se quejaba por las lesiones que se observaban muy profundas.

“ESTA CALENTITO ACA”

Otro de los convocados a declarar fue Alejandro Collado, un trabajador de una empresa de colectivos que realiza tareas en la estación donde hay varias unidades estacionadas, una muy antigua con sus puertas abiertas. Allí vio a Phillips la noche del crimen, a quien sorprendió refugiándose en uno de los asientos manteniendo con él un contacto.

“Está calentito acá”, contó el testigo que le dijo el imputado.

De todas maneras, fueron solo segundos y luego no lo vio más, reconociéndolo posteriormente mediante fotografías.

Las defensoras tuvieron posibilidad de convocar a uno de sus testigos y así llegó al recinto Damián Pugh, que dijo mantener un vínculo de amistad con el acusado desde los 15 años aproximadamente. Recalcó que Gaiman es un pueblo chico y todo se sabe, describiendo a Phillips como alguien trabajador y buen padre, muy pendiente de su hijo, que había tenido con su anterior pareja y que tendría en estos momentos 11 años.

Consultado sobre el consumo de marihuana y alcohol por parte de Phillips, dijo que sabía que consumía, “pero socialmente”, no reconociendo la posibilidad de una adicción.

En este punto, ante una consulta concreta del fiscal Maza admitió que en una localidad como Gaiman si un amigo tuviera serios problemas con sustancias seguramente se habría enterado. Por otro lado aseguró no conocer alguna situación de violencia donde se viera involucrado el imputado, quien “nunca se mostró violento”.

El juicio oral y público continuará hoy a partir de las 9 con el tribunal integrado por los jueces César Zaratiegui, Mirta Moreno y Sergio Piñeda. Por el Ministerio Público Fiscal se encuentra el fiscal general Arnaldo Maza acompañado por Guadalupe Serafini, en tanto que la defensa es ejercida por María Laura Martensen y Romina Rowlands.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico