Destacan la identificación de tumbas en Malvinas como una acción diplomática "al servicio de objetivos humanitarios"

El trabajo de identificación de tumbas en las Islas Malvinas, logrado gracias a un acuerdo entre los gobiernos de Argentina y el Reino Unido, con la colaboración del Comité Internacional de la Cruz Roja, fue distinguido ayer en Ginebra, sede del organismo internacional.

“Hemos dado el Comité Internacional de la Cruz Roja, Gran Bretaña y Argentina una lección al mundo, que el derecho humanitario llena de sentimiento a la política y nos permite ofrecerle resultados positivos a la sociedad. Es un impulso para seguir trabajando y un profundo orgullo que este plan sea reconocido como un ejemplo para el mundo”, expresó el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Argentina, Claudio Avruj.

Así lo expresó al hablar ayer en la reunión “La diplomacia al servicio de objetivos humanitarios”, que sesionó en la ciudad suiza, donde se encuentra la sede del Comité Internacional de la Cruz Roja, con relación al proyecto humanitario que permitió la identificación de 103 soldados argentinos que combatieron en Malvinas.

De la jornada en Ginebra participaron también la presidenta de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas, María Fernanda Araujo, el excombatiente y titular de la Fundación No Me Olvides -impulsora de las identificaciones-, Julio Aro; el coronel inglés que diseñó el cementerio de Darwin y enterró a los soldados argentinos después de la guerra, Geoffrey Cardozo, además de los forenses que trabajaron en el cementerio de Darwin.

“El Reino Unido y la Argentina trabajaron juntos para definir, desarrollar y alcanzar un objetivo humanitario común. Espero que otros estados se inspiren en este ejemplo”, afirmó el director de Actividades Operacionales del CICR, Dominik Stillhart.

Durante el encuentro, se analizaron los “elementos que condujeron al éxito de la negociación entre la Argentina y el Reino Unido, el valor del derecho internacional humanitario, el papel neutral e imparcial que desempeñó el CICR y los resultados del intercambio de las prácticas forenses”.

En ese marco, Avruj remarcó que los trabajos se realizaron sobre la base de “tres valores que rigen nuestro gobierno y que inspira nuestro presidente Mauricio Macri: diálogo, verdad y cercanía”, y agregó que lo logrado “es un hito que será recordado por siempre”.

De la jornada participaron también los representantes permanentes de Reino Unido y Argentina en Ginebra, los embajadores Julian Braithwaite y Carlos Foradori; y el jefe forense del proyecto humanitario, Morris Tidball-Binz.

En el panel de expertos, la forense Mercedes Salado -integrante del Equipo Argentino de Antropología Forense- aportó: “Nunca pensamos que íbamos a encontrarlos enterrados con respeto y dignidad y con la voluntad de preservarlos para el futuro. Me impactó.”

En tanto, María Fernanda -cuyo hermano Elvio fue identificado en Darwin- ofreció un conmovedor testimonio sobre su historia familiar, al contar que su madre, al recibir los resultados positivos, dijo: “Quiero besar esas manos que arroparon a mi hijo. No me importa que sea inglés, escocés o esquimal, son manos de un ser humano que arroparon a mi hijo”.

“No fui yo, es el ser humano en mí que hizo esto posible”, dijo Cardozo, también presente en la reunión de ayer, donde contó detalles de la experiencia que lo llevó a enterrar a los soldados argentinos.

Esta iniciativa se originó en 2012 con una solicitud del gobierno argentino para que el Comité Internacional de la Cruz Roja, en su capacidad de intermediario neutral, ayudara a identificar a los soldados argentinos enterrados en Darwin bajo lápidas con la inscripción “Soldado argentino solo conocido por Dios” y culminó con una negociación diplomática con el Reino Unido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico