Destrozaron a patadas una puerta con doble cerradura para robar en una casa

Cuatro delincuentes, presumiblemente menores de edad, ingresaron violentamente ayer sobre las 18 a una vivienda ubicada en Jesús Marcial al 800 del barrio Ceferino Namuncurá y se alzaron con un televisor LCD 32 pulgadas y una consola Play Station 3.

Según algunos testimonios aportados a la policía de la Seccional Cuarta que tomó intervención, los delincuentes bajaron de un remis de color gris y uno de ellos quedó haciendo de campana con un arma de fuego en la mano. Los otros llegaron con violencia hasta la entrada de la casa de familia y patearon la puerta de doble cerradura hasta romperla por completo.
Los dueños de la vivienda, quienes no se encontraban al momento del robo, comentaron que la doble cerradura la habían colocado porque hace tres meses les habían desvalijado la vivienda completa.
Los delincuentes patearon la puerta de madera hasta quebrarla. Una vez adentro se alzaron con el televisor LCD de 32 pulgadas y una consola de videojuegos Play Station 3.
En la vereda los esperaba en marcha el remis que los había llevado hasta allí. Sacaron las cosas, las subieron al vehículo de alquiler y se marcharon. No es la primera vez que en casos de robos a domicilios y asaltos se observa como vehículo de apoyo un auto afectado a tareas de remis.  En el reciente asalto armado en el hotel Victoria donde se atrapó a dos de los sospechosos, un tercero que se arrojó desde el primer piso fue observado escapar en un remis que lo esperaba en la esquina. 
La familia Haro, damnificada ayer, explicó que hace tres meses fue víctima de un robo de grandes dimensiones en su vivienda. Los delincuentes en esa ocasión se alzaron con elementos electrónicos y hasta con vestimenta que luego fue recuperada por la policía en un allanamiento. Las cosas estaban en una vivienda cercana.
Después de ese robo, la familia cementó la ventana de la cocina y a las demás les colocó rejas. Pero ayer los delincuentes rompieron a patadas la puerta de madera.
Los damnificados piden a las autoridades mayor seguridad porque no pueden ausentarse de la vivienda con tranquilidad ante el miedo a los robos, ya que en menos de tres meses los dueños de lo ajeno ya los visitaron dos veces. Así exigen que las autoridades judiciales “le den más libertad a la policía para trabajar”.  

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico