Detenido en un control

Un joven identificado como Carlos Molina fue detenido el lunes a las 17.30 por personal de la Seccional Primera por resistirse a un procedimiento de identificación por parte de los policías en pleno centro y de ese modo debió dormir una noche en los calabozos de la Seccional Séptima.

El joven fue detenido por la Policía bajo el delito de atentado y resistencia a la autoridad. Según la versión oficial, fue luego de insultar y amenazar al empleado policial que lo intentaba identificar, además de empujarlo.

El joven, que no tenía ningún documento consigo, protagonizó un forcejeo con el empleado policial por lo que fue detenido y quedó a disposición de la Oficina Judicial. Primero fue llevado a la guardia del Hospital Regional en busca de un certificado médico que según la Policía no se le pudo realizar porque no fue atendido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico