Detuvieron al presunto homicida del chico de 13 años en Caleta

Un individuo de 22 años fue detenido el lunes por la noche y ayer se realizaron cinco allanamientos simultáneos en diferentes barrios de esta ciudad relacionados con el asesinato del chico de 13 años Cristian Muriano.

Caleta Olivia (agencia)

Los operativos que tuvieron lugar a partir de las 14:30 de la víspera se centraron en las casas 45 y 133 del barrio San Cayetano; en la 194 del Rotary 23 y en las calles Bernardino del Hoyo 961 del barrio Miramar y Los Inmigrantes 145.
En cada uno de ellos los efectivos policiales de diferentes comisarías -con apoyo del cuerpo de Infantería-, buscaron elementos de interés relacionados con la causa que se investiga.
Extraoficialmente se pudo conocer que principalmente se procuraba hallar el teléfono celular del menor ultimado de dos puñaladas. Aunque, hasta el cierre de esta edición no se confirmó si el aparato pudo ser recuperado.

LO INVOLUCRAN
Respecto al individuo que fue detenido alrededor de las 21 del lunes, pudo saberse que se trata de Martín Chazarreta, de 22 años, quien permanecía alojado en la Seccional Segunda, en carácter de incomunicado a la espera de ser indagado por la Justicia.
Si bien los investigadores suponen que el mismo sería el autor de la muerte de Cristian Muriano, aún deben reunir mayor cantidad de pruebas para establecer si fehacientemente fue él quien le propinó los puntazos que acabaron con la vida del menor en el entorno de una garita de colectivos de la calle Humberto Beghin.
La Policía lo detuvo porque uno de los amigos de la víctima –también adolescente- denunció que fue Chazarreta quien acuchilló al menor, a pesar que en un principio habrían dicho a los investigadores que no pudieron verle la cara porque estaba encapuchado y que se hallaba acompañado de una mujer de cabellos rojizos.

ACLARAN MALENTENDIDO
La Policía también dejó deslizar en un primer momento que el detenido estaba relacionado con el boxeo, pero más tarde aclaró que se trataba de un error.
Lo cierto es que la persona que responde a esa particularidad es Daniel Chazarreta, un instructor del citado deporte que ayer por la tarde se encontraba trabajando en el Gimnasio Municipal “General Mosconi”.
El mismo se ocupó de aclarar a este diario el malentendido pero al mismo tiempo aportó otro dato significativo que está indirectamente relacionado con el hecho de sangre.
Al respecto comentó que hace poco más de una semana su hijo adolescente fue a jugar un partido de fútbol en el barrio San Cayetano y fue agredido por otros menores de ese mismo sector urbano y uno de ellos, utilizando un arma blanca, le propinó un puntazo en una pierna causándole heridas leves. El entrenador de boxeo dijo que hizo la denuncia correspondiente pero todo no pasó de ese mal momento.
A todo esto, vale recordar que la abuela del chico asesinado, Claudia Sánchez, reveló que su nieto tenía problemas de adicción a las drogas y desde hace tiempo buscaba a una institución para que pudiera asistirlo.

DISIMILES CONJETURAS
Por otra parte, las fuentes policiales señalaron que la totalidad de los domicilios en los que se realizaron los allanamientos serían de familiares o de personas que frecuentaba el detenido Martín Chazarreta, como así también de los dos amigos que acompañaban al menor al momento de su muerte.
Cabe recordar que Cristian Muriano, apodado “Cachilo”, fue asesinado de dos puñaladas en el límite de los barrios San Cayetano y 8 de Julio entre los últimos minutos del jueves y los primeros del viernes, cuando –según lo relataron un amigo y un primo que lo acompañaban- se acercó a pedir un cigarrillo a una pareja que se encontraba sentada en una garita de colectivos de la calle Humberto Beghin.
En ese momento -de acuerdo a las versiones que aún no fueron confirmadas ni tampoco desmentidas- el desconocido que estaba con una mujer de cabellos pelirrojos le asestó dos puñaladas sin mediar palabra, una en el cuello y otra en la espalda que pusieron fin a su vida en contados minutos.
De la mujer nada se sabe, aunque los investigadores también barajan la hipótesis que la misma no haya existido y por ello no descartan que el móvil del crimen hubiera tenido que ver con las drogas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico