Dieciséis palestinos fueron asesinados al ser reprimidos por el Ejército israelí

La protesta coincidía con el Día de la Tierra, en que los palestinos recuerdan la muerte de seis árabes israelíes en Galilea, en el norte de Israel, durante 1976, en protestas contra la confiscación de tierras.

Al menos 16 palestinos murieron y otros 1.500 resultaron heridos ayer en choques con efectivos israelíes en la frontera entre Gaza e Israel, durante la llamada Gran Marcha del Retorno convocada por el movimiento islamista Hamas con motivo de la celebración del Día de la Tierra.

Unas 17.000 personas se acercaron a la divisoria en cinco puntos de la Franja, ante lo que el Ejército israelí respondió con gases lacrimógenos y munición real contra los que se aproximaron a la verja más de lo permitido.

El Ejército israelí confirmó que atacó tres posiciones de Hamás con tanques y aviones, después de que supuestamente dos palestinos dispararan contra los soldados en la valla de seguridad que separa Gaza de Israel.

Los dos presuntos atacantes, que se cuentan entre los doce muertos, fueron identificados como Muhamadan Ismail y de Abu Amsha, confirmó el ministerio de Sanidad de Hamas.

Una portavoz del Ejército israelí dijo a la agencia EFE que todo comenzó cuando dos sospechosos “se acercaron a la valla de seguridad y dispararon contra tropas del Ejército. Como respuesta, estas respondieron, siguiendo el protocolo militar, tanto contra los terroristas como contra tres posiciones cercanas de Hamas”.

Según confirmó el vocero del Ministerio de Salud en Gaza, Ashraf al Qedra, un palestino de 27 años murió ayer a la mañana por disparos de los soldados israelíes contra dos campesinos que transitaban en sus tierras cerca de la frontera en el sur este la ciudad de Jan Yunis, mientras que el otro fue herido.

Según señalaron testigos, varios jóvenes palestinos lanzaron piedras contra los soldados israelíes, que dispararon gases lacrimógenos para dispersar a los miles de hombres, mujeres y niños que acudieron a seis puntos de la divisoria ondeando banderas palestinas en respuesta al llamado de Hamas para una participación masiva.

La protesta coincide con el Día de la Tierra, en que los palestinos recuerdan la muerte de seis árabes israelíes en Galilea, en el norte de Israel, en 1976 en protestas contra la confiscación de tierras.

Hamas ha instado a la población de Gaza a mantener la protesta con una sentada en tiendas de campaña hasta el 15 de mayo, día de la Nakba (Catástrofe) en que los palestinos recuerdan su desposesión y exilio que supuso para ellos la creación de Israel en 1948.

El Ejército israelí señaló en un comunicado: “17.000 palestinos se manifiestan violentamente en cinco localidades diferente de la Franja de Gaza. Los manifestantes ruedan neumáticos en llamas, y lanzan bombas incendiarias y piedras a la valla de seguridad”, mientras que las tropas del Ejército “responden con medios de dispersión y disparando contra los principales instigadores”.

“Con un refuerzo en sus tropas, el Ejército israelí está preparado para responder a las manifestaciones violentas programadas en toda Gaza, si fuera necesario”, indica la nota, que añade: “la organización Hamas pone en peligro las vidas de las gentes de Gaza y las utiliza para camuflar sus actividades terroristas”.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, había advertido antes a los palestinos que no debían acercarse a la valla que divide la Franja de Gaza de Israel porque podrían morir.

“Todo el que se acerque a la valla pone en riesgo su vida”, escribió en árabe Lieberman en Twitter.

Imágenes televisivas mostraban ya por la mañana la presencia de numerosas tiendas de campaña. Los manifestantes quemaron imágenes del presidente estadounidense, Donald Trump.

Estados Unidos reconoció en diciembre de forma unilateral a Jerusalén como capital de Israel, lo que desató la ira de los palestinos, que reclaman Jerusalén Este como la futura capital de un Estado propio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico