Diplomáticos y analistas dicen que Francia se acercará a EE.UU.

Diplomáticos y analistas coincidieron ayer en señalar que el presidente conservador francés, Nicolás Sarkozy, pondrá en marcha un gobierno "presiden-cialista" más cercano a Estados Unidos.

Buenos Aires (Télam)
"Creo que el triunfo de Sarkozy implica un cambio importante en la política francesa en relación con lo ocurrido en los últimos 30 años, porque está marcando un nuevo rumbo», dijo el ex embajador argentino en París, Archibaldo Lanús.
En cuanto a la relación con Estados Unidos, señaló que «quizás modifique la actitud más principista» del ex presidente francés, Jacques Chirac, quien junto con Alemania se opuso a enviar tropas para invadir Irak, en marzo de 2003.
Para Lanús, ex embajador argentino entre 2003 y 2006, Sarkozy hizo un llamado importante para «reconstituir el Estado y valorizar el trabajo, así como para darle a Francia ese orgullo, esa identificación con el rol que tiene que tener en el mundo».
En cuanto al aspecto constitucional del nuevo gobierno, dijo que «es posible que inaugure un nuevo tipo de institucionalidad, en donde el Presidente tenga más influencia que hasta ahora».
Durante la campaña electoral, Sarkozy prometió impulsar el carácter presidencialista de su gobierno mediante la creación de un Consejo de Seguridad Nacional, compuesto por diplomáticos, militares y miembros de los servicios de inteligencia.
Por otra parte, Lanús dijo que no cree que se anule completamente en Francia el llamado Estado de bienestar, porque es la base de todo el pacto social europeo, y remarcó que esa situación «no puede cambiar» en ese país.

TRIUNFO DEL NACIONALISMO
Por su parte, el director del Centro de Estudios Unión para una Nueva Mayoría, Rosendo Fraga, afirmó que con Sarkozy triunfó «el nacionalismo francés, aunque éste sea hijo de un inmigrante», y señaló que el nuevo mandatario siente «simpatía por el liberalismo y la búsqueda de mejores relaciones con Estados Unidos».
«Los franceses tienen temor al futuro económico y al desafío que implica la inmigración y frente a ese temor, Sarkozy significa una combinación del retorno a los valores tradicionales con renovación económica», señaló.
Fraga pronosticó que Francia «tendrá mejores relaciones con el gobierno demócrata-cristiano alemán (de Angela Merkel) y con el nuevo laborismo británico, del primer ministro Gordon Brown, y dijo que «es posible que los tres principales países de Europa actúen más unidos que en el pasado reciente».
Para el doctor en Relaciones Internacionales, Carlos Pérez Llana, la clave del gobierno de Sarkozy «es ver a quién nombra ministro de Relaciones Exteriores» y, si tal como se insinúa, es el socialista Bernard Kouchner, fundador de Médicos sin Fronteras, «habrá una modificación en la política exterior francesa».
«Sarkozy dijo que va a hablar con (el presidente ruso, Vladimir) Putin, por la democracia y la exhibición de poderes en ese país. Lo mismo dijo de China. La vieja política gaullista puede empezar a cambiar», dijo Pérez Llana, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella.
En cuanto a Estados Unidos, Pérez Llana opinó que «Sarkozy será mucho menos gaullista que Chirac y, consecuentemente, menos antiamericano, pero no proamericano».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico