Distinguieron a los policías que rescataron del mar a dos bañistas

"Todavía quedan hombres y mujeres que ingresan y tienen ese espíritu y esas ganas de servir y hasta inclusive arriesgar la vida por los demás, son héroes policiales”, manifestó el jefe de la Policía de Chubut, Rubén Cifuentes, durante el acto homenaje que se realizó ayer en Comodoro Rivadavia.

Durante la mañana de ayer en la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia, el jefe de la Policía del Chubut, Rubén Cifuentes junto a autoridades de la fuerza entregaron reconocimientos, placas y certificados a tres efectivos policiales que rescataron del mar a dos personas en la zona de Caleta Córdova: un niño de 10 años y un hombre de 32. Fueron homenajeados los cabos de la Comisaría de Kilómetro 8, Franco De Lima y Fabio Orellana y el agente de la última camada, Julio Ferré.

En la tarde del viernes 30 de enero, al norte de Caleta Córdova los policías ingresaron al mar “y algunos nadaron más de 400 metros con un oleaje bastante importante y pudieron rescatar a dos de los afectados, mientras que el tercero (Alan Henríquez) todavía no aparece, pero ojalá podamos encontrarlo, para que la familia también se sienta acompañada”, sostuvo el jefe policial.

Al respecto, Cifuentes destacó el homenaje a estos tres jóvenes policías en el marco del aniversario 114º de Comodoro Rivadavia, “lo cual es un honor y un orgullo, porque quedan hombres y mujeres que ingresan y tienen ese espíritu y esas ganas de servir y hasta inclusive arriesgar la vida por los demás”, y agregó que “son héroes policiales”.

HEROES POLICIALES
El 30 de enero en la playa conocida como “La Cruz de Bahamonde”, ubicada a un kilómetro y medio al norte de Caleta Córdova, tres personas fueron arrastradas por el mar. Una de ellas Franco Peralta, de 32 años, había ingresado al mar para intentar salvar a dos bañistas que se ahogaban. Peralta y uno niño de 10 años al que trató de ayudar, pudieron ser auxiliadas por los policías. Mientras, Alan Joaquín Henríquez, de 19 años, todavía permanece desaparecido.

Sobre lo sucedido aquella tarde, el cabo Franco De Lima, señaló que como policía siente la necesidad de actuar de esa manera. “Ese día recibimos una llamada porque había personas en el mar que no podían salir por sus propios medios. Nos acercamos con el móvil y pudimos ver que había personas a lo lejos. No dudamos y nos arrojamos al mar, pudimos sacar a dos de ellos, la tercera ya no estaba a nuestro alcance”, narró.

“Esto demuestra que el policía está conforme con su trabajo y no siempre hace las cosas mal, porque a veces estamos mal vistos por la sociedad”, sostuvo De Lima.

Mientras, el cabo Fabio Orellana, expresó su agradecimiento por la distinción que recibió ayer. “Es una experiencia que no se olvida. Cuando logramos rescatar a estas dos personas, los subimos a los móviles para trasladarlos al Hospital Regional. Fue un trabajo en conjunto con la Seccional de Kilómetro 8, la Seccional de General Mosconi y la Seccional Primera”.

En tanto, el agente Julio Ferré, mencionó a modo personal que si bien a su familia no le gustó la carrera que decidió seguir, “mi mamá siempre me estuvo apoyando desde lejos y sabe que disfruto de ayudar a la gente”. Por esa razón, valoró el trato y apoyo que recibe de sus compañeros policías que son como una familia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico