Doce buenos muchachos y sólo un puñado de intenciones

Los concejales de Comodoro sesionaron ayer con la intención de emitir un rechazo al presupuesto provincial que se trataba ayer en la Legislatura, además de conminar a los diputados de la zona sur a que aunaran esfuerzos y duplicaran la partida de fondos destinada al Hospital Regional. Pero quedó sólo en la intención porque la demora de más de tres horas para ingresar al recinto hizo que en Rawson se aprobara el presupuesto antes de que los concejales pudieran darle forma a su idea.

El Concejo Deliberante comenzó combativo ayer su primera hora de preferencias de 2013, con duros posicionamientos en defensa de la salud pública en Comodoro Rivadavia tras la crisis, momentáneamente solucionada, con el servicio de cirugía y las falencias presupuestarias.
Más de una hora y media de expresiones surgieron de cada banca de modo coincidente en la necesidad de duplicar los fondos destinados a las cuestiones operativas del hospital y cada bloque aportó lo suyo para nutrir una serie de proyectos que serían remitidos a la Legislatura.
El que mayor premura requería en el despacho fue el mocionado desde la banca por Juan Pablo Luque, rechazando el presupuesto provincial hasta tanto se duplicaran los fondos mencionados, y solicitando además que los diputados provinciales de la zona sur se hicieran presentes en la ciudad para discutir el tema.
Además, subrayó que ni bien concluyera la sesión el proyecto fuera remitido a la Legislatura para dar ingreso formal a la solicitud, previo al tratamiento parlamentario en la capital provincial que se llevaba a cabo en ese mismo momento.
Alentando un posicionamiento político regional en bloque, cuasi replicando el escenario que rodeó la sanción de la Ley de Hidrocarburos,  la intención de frenar el tratamiento presupuestario -o lograr su inmediata modificación- aglutinaba el pensamiento expuesto por cada bloque y seguramente hubiera tenido algún eco en la capital provincial, salvo por un pequeño detalle.

SALVADOS POR
LA CAMPANA
Es que en el mismo momento en que los concejales asentían ante el exhorto a los diputados provinciales, la Legislatura aprobaba en Rawson el Presupuesto 2013, tal y como había sido remitido por el Poder Ejecutivo; es decir con las mismas asimetrías entre lo presupuestado para el Hospital Regional de Comodoro y Zonal de Trelew, largamente aludidas en lo que fue la emergencia.
Otra hubiera sido la historia si los concejales se hubieran sentado a sesionar  en el reglado horario de las 11, y no a las 14:30 como efectivamente lo hicieron, además claro de tomarse cerca de dos horas y media para explayarse en la hora de preferencias a cuyo término recién podía enviarse por fax el proyecto a Rawson.
Los mensajes de texto no tardaron en llegar al recinto local y los ediles admitieron la aprobación, subrayando por ejemplo desde el Modelo Chubut  que tal sector no había acompañado el presupuesto provincial, aunque sin precisar cuáles habían sido los motivos para la negativa.
El panorama de situación ameritó un cambio en el timón de la oratoria, como para que no todo fuera pérdida en las expresiones políticas, y se habilitó así un nuevo cruce de facturas entre Alicia Dubreuil y Viviana Navarro -matizado por otras voces-  para determinar si las culpas de la situación recaen en los últimos 16 meses de gestión, o en los ocho años anteriores, anticipando en marzo una discusión que promete ser recurrente en este año electoral.

CAPITAL ALTERNATIVA
No obstante el naufragio de la intención inicial, la hora de preferencias dejó como saldo algunos otros ejes para resaltar: Viviana Navarro pidió desde la banca que se recupere el rol de Comodoro como capital  alternativa, garantizando de este modo que el gabinete provincial tenga presencia rutinaria en la ciudad para discutir con el Ejecutivo municipal y los concejales cuestiones de peso.
Además, la UCR propuso un proyecto de declaración en nombre de todo el cuerpo declarando prioritario el incremento en los recursos para el Regional y la convocatoria a los legisladores para aunar criterios en defensa de la salud pública, ejes a los que Viviana Almirón añadió también como prioritaria la descentralización de la administración de los presupuestos de gastos de funcionamiento de los hospitales regionales y zonales, y la mayor gestión en el recupero de las prestaciones a obras sociales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico