Doce despedidos de una textil en Trelew comenzarán un acampe en la empresa

Extrabajadores de la textil Propulsora Patagónica iniciarán el lunes un acampe en la empresa acompañados por sus familiares en reclamo del pago de las indemnizaciones, salarios y aguinaldo adeudados. La medida es por tiempo indeterminado e incluirá quema de cubiertas y ollas populares.

Una tensa reunión en la Secretaría de Trabajo de Trelew derivó en una drástica decisión por parte de los doce despedidos de la empresa textil Propulsora Patagónica, que decidieron iniciar un acampe en las instalaciones de la empresa.
El lunes comenzará la medida de fuerza y será por tiempo indeterminado. Los damnificados estarán acompañados por sus familiares y prometen resistir hasta que la textil les pague sus indemnizaciones, el aguinaldo y los salarios adeudados, algo que en la reunión del jueves la empresa dijo que no puede hacer.
La compaña aduce su difícil presente a la crisis que vive la industria textil por la apertura de importaciones que impulsó el Gobierno de Mauricio Macri, así como por el aumento de tarifas. En ese marco, les habría planteado a los trabajadores que continúan vinculados a la firma que les reducirá el salario un 20%.
En la audiencia del jueves -la segunda de conciliación-, que contó con la presencia de representantes de la firma y dirigentes de la Asociación Obrera Textil (AOT), la empresa planteó la imposibilidad de abonar el 100% de las indemnizaciones y los salarios adeudados. Producto de esa posición, las partes se retiraron y los despedidos anunciaron la medida de fuerza advirtiendo: “no nos vamos a ir hasta que nos den una respuesta seria”.
Ello fue ratificado a la tarde, en una tensa asamblea que se celebró en el sindicato. “Se están burlando de nosotros; nos quieren echar como un perro”, cuestionaron, prometiendo “dar lucha”.
Según se confirmó, el gremio se decretará en estado de alerta y movilización y en el marco del acampe se realizarán ollas populares y quema de cubiertas en el Parque Industrial de esa ciudad.
Así, la crisis textil sigue golpeando duro a Chubut, luego de que se produjeron despidos en Sedamil de esa misma ciudad y en Guilford de Comodoro Rivadavia.
El horizonte es complejo para los trabajadores despedidos e Propulsora Patagónica y su miedo es terminar como sus colegas de Comodoro Rivadavia, quienes a casi dos años de que comenzó su conflicto, y que terminó en el cierre de la fábrica y sin el pago de salarios ni de las correspondientes indemnizaciones, lo cual ya ha generado al menos una tragedia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico