Dos amigos franceses pedalean por un sueño

Quieren recorrer 28 mil kilómetros. Salieron desde Francia en una bicicleta doble. Pretenden conocer las formas de vida de veintiún países. Ayer partieron rumbo al sur desde el barrio Próspero Palazzo donde una familia le dio hospedaje solidario y hasta les asó un cordero patagónico.

Jordan Piveteau y Charles Grasset son dos amigos franceses que pedalean por un sueño en una bicicleta doble. Su objetivo es recorrer veintiún países, pedaleando juntos 28 mil kilómetros. Ya llevan recorridos en Europa 3.300 kilómetros, y en Argentina 2.100. El 2 de enero quieren llegar a Ushuaia para festejar el cumpleaños de Charles.

Ayer partieron desde el barrio Próspero Palazzo donde Alfredo un vecino les dio hospedaje de manera solidaria y hasta les cocinó asado de cordero patagónico. Alfredo le contó a Diario Patagónico que los encontró en una estación de servicio de Kilómetro 3 cuando buscaban un camping. Ante la falta de ese tipo servicios en esta ciudad los invitó a su casa.

El en su juventud solía andar de mochilero y sabe lo que es no tener dónde pasar la noche. Los franceses se mostraron un poco temerosos ante la hospitalidad, y las intenciones del servidor. Sin embargo, cuando entendieron que era solo un acto de solidaridad patagónica, disfrutaron cada segundo de la compañía de Alfredo y de su novia que al hablar inglés pudo traducir lo que los dos amigos querían.

Los cuatro visitaron Caleta Córdova, el cerro Chenque y Rada Tilly. Los franceses dijeron estar enamorados de la ciudad aunque no del viento.

Ayer partieron a Caleta Olivia, luego de disfrutar del asado de cordero. Antes se reencontraron con unos amigos de Bélgica que también viajan en un motorhome. Los belgas Paul y Marie ayudaban a traducir también a los aventureros franceses.

Jordan y Charles, dos amigos que se dedican a la carpintería artesanal en un pueblo de Nantes, quieren recorrer Europa, América del Sur, Oceanía y Asia del Sur en su bicicleta “Sun” que significa “sol”.

“Nos ha gustado mucho el encuentro con mucha gente y la hospitalidad en Chubut”, contaron los franceses. Lo único que no les agrada es la fuerza del viento que deben padecer con los 100 kilos de peso que significan la bicicleta y su equipaje.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico