Dos juezas confirmaron la prisión preventiva de "Agüita" Aguilante

El defensor Guillermo Iglesias puso en duda que su cliente Cristian Aguilante le haya pegado un tiro en la cabeza a E.V. durante la madrugada del 9 de noviembre, y sostuvo que pudo haber sido un culatazo. Sobre la base de ese argumento pidió medidas sustitutivas de la prisión preventiva, pero fueron denegadas por las juezas de revisión.

La audiencia de revisión desarrollada ayer en la Oficina Judicial fue solicitada por el defensor Guillermo Iglesias, quien asiste al imputado Cristian Omar Aguilante, de 24 años, alias “Agüita”. Este se encuentra sospechado de haber baleado al adolescente E.V. cuando se encontraba recostado en su vivienda del barrio Moure.

El penalista recordó que su defendido está acusado por el delito provisorio de autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa. También afirmó que durante la formalización de la investigación se dictó su prisión preventiva hasta la audiencia de reconocimiento de personas en la que dos testigos señalaron a Aguilante como el autor de los disparos.

No obstante, Iglesias sostuvo que aún falta la pericia médica del Cuerpo Médico Forense que esclarecerá si la lesión que presenta la víctima en la cabeza fue producto de un disparo o el golpe con la culata de un revólver. En ese sentido, la segunda opción hace presumir que su cliente no tuvo intención de matarlo.

El defensor aseguró que Aguilante no tiene antecedentes penales y en caso de recaer condena sería de cumplimiento en suspenso, según su teoría del caso. Además, presentó un informe social y solicitó su libertad con presentaciones semanales o subsidiariamente su arresto domiciliario.

En contraposición, el fiscal general Adrián Cabral detalló que esa tarde del 9 de noviembre la víctima estaba recostado en su cama y el imputado ingresó hasta su habitación y le efectuó dos disparos. Uno rozó su cabeza y el otro le ingresó por un glúteo. Luego, Aguilante se retiró a bordo de un Renault 12 color rojo.

Consideró como grave el ataque y que se trató de una crónica de una muerte anunciada. El día anterior la madre del menor de edad recibió una amenaza respecto de su hijo: “que lo cuide porque iba a aparecer con un balazo en la cabeza”.

Hay que recordar que la víctima es hermano de Angel “Leito” Vidal, quien fue asesinado de un balazo en la cabeza el 20 de octubre de 2016 en el barrio Moure.

Cabral señaló que durante la agresión no hubo contacto entre E.V. y el imputado, y no recibió un culatazo en la cabeza sino un disparo. Resaltó que fue reconocido por dos testigos y que no caben dudas que la acción y la finalidad de Aguilante era darle muerte al menor. Adelantó que la expectativa de pena tiene un mínimo de 5 años y 4 meses de prisión.

A partir de esos argumentos Cabral pidió que se ratifique la resolución del juez natural de la causa Martín Cosmaro en todos sus términos, y que se mantenga la prisión preventiva de Aguilante hasta el 18 de enero.

El tribunal de revisión compuesto por las juezas Gladys Olavarría y Mónica García confirmó en todos sus términos la resolución del juez natural de la causa y así mantuvo la medida privativa de Aguilante hasta la fecha fijada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico