Dos de los trelewenses detenidos en Comodoro con un inhibidor estaban en libertad condicional

Se trata de Ramón Santul y Mauricio Santos. Tienen libertad condicional y fueron detenidos el miércoles a la tarde junto a Federico Santul y Federico Santore, como sospechosos de integrar una banda dedicada a robar elementos de vehículos a partir de la utilización de inhibidores de cierres centralizados. La fiscal Camila Banfi y el funcionario de fiscalía Cristian Olazábal también los investigan por su presunta participación en robos perpetrados en departamentos de diversos edificios de Comodoro Rivadavia.

Sobre las 14 del miércoles, efectivos policiales de la Seccional Primera, a cargo del comisario Germán Lagos, junto a personal de la Brigada de Investigaciones -dirigida por Andrés García- demoró a los cuatro hombres oriundos de Trelew cuando salían de un hospedaje de la calle 25 de mayo en donde se alojaban desde el 8 de julio.

Fueron detenidos como sospechosos de integrar una banda que se dedicaba a robar en vehículos con la utilización de un inhibidor de cierres centralizados. También se los investiga como presuntos autores de una seguidilla de robos en departamentos de varios edificios céntricos durante el fin de semana.

La punta del ovillo de la investigación se inició con las sospechas de los sabuesos sobre Ramón Santul, que había sido detenido el miércoles a las 4 como sospechoso del robo en una camioneta estacionada en Rivadavia y Pellegrini.

Luego del control judicial de detención, Santul fue dejado en libertad sobre el mediodía del mismo miércoles, pero la policía comenzó a averiguar sus relaciones. Les llamaba la atención a los efectivos que era de Trelew y que ya tenía antecedentes. Tras un cruce de información con la Brigada de Investigaciones de Trelew, los agentes de la Seccional Primera junto a los de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia empezaron a hilar más fino sobre su presunta vinculación con algunos robos a departamentos.

A las 13:30 del miércoles en un edificio de avenida Rivadavia N° 943, la policía tomó conocimiento que dos personas habían ingresado a robar a un departamento del décimo piso que se encontraba sin moradores. Se llevaron 150 dólares y una bolsa que contenía ropa con insignias de una operadora petrolera.

Al ser vistos por un vecino, los delincuentes lo amenazaron y lo hicieron ingresar a un departamento para luego maniatarlo con un cinto y pañuelos. Mientras esperaban el ascensor que tardaba en llegar, los ladrones retornaron a observar al hombre que se intentaba desatar y lo volvieron a atar mucho más fuerte.

Diez minutos después, la policía intervino en España 850, en un departamento del séptimo piso en donde los delincuentes habían roto la puerta del

departamento a la altura de la cerradura y se llevaron varias joyas.

A todo esto, la policía supo que Santul y sus compañeros se estaban alojando en el hospedaje de la calle 25 de Mayo. Y les llamó la atención de que solo uno de ellos estaba registrado. Por eso cuando los cuatro sospechosos salieron del alojamiento fueron detenidos frente a una conocida cervecería de la cuadra.

Se trataba de Ramon Santul (26), y Mauricio Oscar Santos

(25), ambos con libertad condicional por robos, y Federico Santore (31), y Nehuen

Santul (25).

Primero fueron demorados en averiguación al delito, mientras se aguardaba la orden de requisa del vehículo Ford Ka blanco,

-dominio AD 190 TM- en el que se movilizaban.

REQUISAS

El miércoles a las 20, la fiscal Camila Banfi solicitó a la jueza Mariel Suárez la inspección del automóvil en el que se secuestraron más de un centenar de cremas y perfumes que habían sido robados en un vehículo estacionado en el supermercado Jumbo.

También hallaron elementos de un robo en un departamento de un empleado de una empresa petrolera y curiosamente, la policía también halló los elementos robados en la camioneta Ranger que no habían podido ser encontrados en la madrugada.

Se trataba de un juego de cadenas para la nieve, además de botas de mujer en cajas y vestimentas. Los investigadores también encontraron partes de un handy, que se utiliza para inhibir señales de alarmas y cerraduras.

Hoy el funcionario de fiscalía, Cristian Olazábal imputará a los sospechosos de al menos tres hechos consumados, entre ellos robos y hurtos, además de los delitos por los que se los investiga, vinculados a los robos en al menos media docena de departamentos del casco céntrico.

El grupo ya era investigado desde el abril en Esquel cuando la Brigada de Investigaciones de esa ciudad había detenido a algunos de ellos como sospechosos del robo en una camioneta BMW X5, estacionada frente a un banco y en una camioneta Dodge RAM. En ambos casos fueron sustraídos elementos de valor sin que sus puertas fueran violentadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico