Dos refuerzos que suman al ‘verde’ desde abajo

Ambos jugadores han tenido un paso por Manantiales Behr de Ciudadela y notan la diferencia del ritmo de juego con respecto a la Primera división ‘B’. Los dos ascendieron a Primera ‘A’, uno lo hizo con Argentinos Diadema el campeonato pasado y el otro con Oeste Juniors recientemente. Ahora competirán juntos en un torneo regional.

Mario Torrente, delantero rápido y sacrificado si los hay inició sus pasos en categorías formativas del Club Unión San Martín Azcuénaga de Km 5, luego pasó por Manantiales Behr de Ciudadela en el que jugó una temporada entera junto a Cristian Cárdenas. Y ante el pedido de su padre para llegar a reforzar el Club Argentinos Diadema y hacer posible el ascenso, Mario tuvo la posibilidad de llegar a ser jugador indiscutido en la formación inicial del equipo de Kilómetro 27.
Tres semanas antes de terminar el torneo Clausura 2007 y descender con Diadema, comenzó a trabajar con el plantel de Petroquímica. Esto le permitió a diferencia de los otros refuerzos integrarse mucho mejor al grupo. «Conocí los chicos y me sumé para desafiar este campeonato, tengo muchas expectativas nuevas, quiero comenzar el año de la mejor manera, me siento bien con el trabajo que estamos realizando».
Alejandro Saldaño es uno de los refuerzos que también se suma desde Oeste Juniors, junto a su hermano Fernando. Alejandro es ahora el más grande de todos los jugadores del club. Empezó a cosechar la amistad con Anastacio Nicolau, Daniel Macías y Angel Samienta en el histórico equipo de Petroquímica en 1991, aquel equipo que jugó el torneo Regional y quedó eliminado en las finales frente a Olimpo de Bahía Blanca. El ‘Tachu’ aquella primera vez que se ponía la camiseta verdolaga tenía 19 años. Ahora vuelve y suma experiencia, habla con los más chicos y les cuenta lo que significa jugar un torneo de estas características. Ante la idea futbolística que plantea su ex compañero y amigo Angel Samienta, el ‘Tachu’ Saldaño, saca el grabador al reportero de Diario Patagónico y le mete presión con tapones de punta al tímido Mario Torrente: «¿Te considerás dentro de los titulares? ¿Hay mucha gente en el puesto, como lo vés? A lo que Mario, como eludiendo la marca responde: «Gente en posición delantera hay mucha, pero vamos a ver que pasa, eso lo dispone el técnico». Respuesta inmediata y sonrojado ante la mirada de todos sus compañeros que estaban cerca.
Torrente tiene objetivos, entrena fuerte para sumar con su corta experiencia y aclara que «será para todo el año».

MUCHO EN COMUN
Con también un ascenso a la Primera ‘A’ llega desde el equipo de Valle ‘C’, Cristian «Kiti» Cárdenas, volante por derecha, quien vistió la primera camiseta del club de sus amores Manantiales Behr de Ciudadela cuando sólo tenía 6 años junto a Julio Rodríguez. Luego volvería tras pruebas en el club Independiente de Avellaneda, a vestir la camiseta ‘gaucha’ junto a Mario Torrente. Los dos son amigos y vuelven juntos de entrenar, uno se va hacia Diadema el otro hacia Ciudadela.
‘Kiti’ también tiene expectativas y confiesa: «es siempre sumar y adquirir conocimiento. Este es un buen equipo con un buen grupo. En cuanto a la integración con sus compañeros dice «se nota que es un grupo unido, la mayoría es de mi edad, no hay mucha diferencia».
El cambio de división los hace reflexionar. Es un salto muy grande en tan sólo un año para estos jugadores. Ellos lo saben, y dejan en claro que estos torneos son mucho más competitivos y sacrificados. Cristian afirma: «es un juego más dinámico, encima acá se juega en césped, necesitás más reacción y un poco más de resistencia». El terreno habitual de piedra y tierra lo cambiaron por el verde césped y eso también influye en el trato que le dan a la pelota y la respuesta física que pueden tener.
Pero Cárdenas alude «me siento bien físicamente, después tengo que adaptarme a la forma de juego, y a la posición».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico