Drogas y doble crimen con tres detenidos

Por las muertes de dos chicas, cayeron un fotógrafo y dos actores.

La Policía de Los Ángeles, Estados Unidos, detuvo a un fotógrafo y a dos actores que provocaron la muerte de una modelo estadounidense y una arquitecta mexicana, cuyos cuerpos fueron arrojados en las afueras de dos hospitales tras sufrir sobredosis de droga.

La detención de los hombres se produjo el miércoles pasado, luego de una exhaustiva investigación que se inició cuando las amigas Christy Giles e Hilda Marcela Cabrales Arzola, ambas de 24 años, fueron abandonadas el 13 de noviembre frente al Hospital del Sur de California y en la clínica Kaiser, respectivamente. Mientras la primera fue encontrada muerta en la vereda, la mexicana estaba en grave estado y fue declarada muerta al día siguiente. Un examen toxicológico reveló que la arquitecta tenía heroína en su organismo.

Las jóvenes conocieron a los hombres en un boliche y luego se fueron de “after” a un departamento. Allí, sufrieron sobredosis de heroína.

A raíz del testimonio de un amigo de las víctimas y de otros dos artistas, los detectives lograron identificar que el fotógrafo Michael Ansbacj, de 47 años, y a los actores David Pearce, de 37, y Brandt Osborn, de 42, fueron los causantes de los decesos. Los acusados conocieron a las chicas en una discoteca de West Hollywood y luego, con el consentimiento de ellas, continuaron de “after” en un departamento en Pico-Robertson. “Se cree que ambas recibieron sobredosis de drogas”, señaló la Policía.

ACTOR Y TESTIGO

Una de las declaraciones clave para hallar a los presuntos culpables fue la del actor David Murrietta Jr., quien reveló que Osborn les confesó el suceso. “Me contó cómo se habían ido de fiesta, que dos chicas volvieron con ellos a su casa y ellas tenían un montón de drogas”, dijo, agregó que Osborn salió del apartamento para hacerse una prueba PCR para un rodaje comercial y cuando regresó, su amigo le informó que Giles estaba muerta.

“Le tomó el pulso, se asustó, decidió no llamar al 911 y juntos acordaron qué hacer con el cuerpo. Para no meterse en problemas, resolvieron dejar su cadáver frente al hospital”, señaló. Lo mismo hicieron con Cabrales.

Mientras Pearce fue acusado de homicidio involuntario y está detenido bajo fianza de un millón de dólares, Osborn y Ansbach fueron imputados de complicidad en homicidio y se les fijó una fianza de 100.000 dólares a cada uno.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico